Crêpes De Pechuga Al Roquefort

 foto.jpg

Hoy, comida deliciosa. Crêpes de pechuga al roquefort (Dios bendiga a Pedro)

Ingredientes para tres: medio kilo de pechuga de pollo, dos huevos, 250 gr de harina, 250 ml de leche, 200 gr de roquefort, 300 ml de nata, sal, pimienta, aceite y mantequilla

Salpimentar, cortar y laminar la pechuga. Dorar en una sarten con aceite. Cuando ya esté dorada, añadir el queso cortado a tacos y la nata. Dejar hacer a fuego lento. Mientras se termina de hacer, preparar la masa de crêpe.

Por cada tres crêpes, mezclar en un bol (hola, señor Cabeza, ¿qué tal por el bol?) un huevo, 125 gr de harina y 125 ml de leche. Mezclar y batir bien. Fundir en una sartén bien caliente un poco de mantequilla. Verter la mezcla hasta que se cubra totalmente el fondo de la sarten. Cuando ya esté hecha, dar la vuelta. Repetir tantas veces como crêpes se quieran.

Grado de dificultad: escasito tirando a cero.

Estado de la cocina después de haberlo preparado: bastante catastrófico. Huevos, harina, leche… mala combinación.

Presentación del plato: poner el pollo en una bandeja y los crêpes en otra para que cada cual elija cuánta cantidad ponerse.

Tiempo total de preparación hasta servir en mesa: una hora. Sesenta minutos.

Número de familiares en el extranjero: 1. Ahora, ya está listo para hacer crêpes de sirope de arce.

La gente moderna destaca por hablar raro, ver cosas raras, comer cosas de difícil pronunciación. Si tienes visitas en casa no les saques pinchos de tortilla. Sácales crêpes. Con acento circunflejo.

B.S. del día: “Plug In Baby”, por Muse, del album “Origin Of Simmetry”. Este año se puede poner enfermo Dios, que no se escapan.

————————————————————

En otro orden de cosas, no soy muy propenso a este tipo de cosas pero allá voy. Me atraen los Sanfermines. No me gustan, me atraen. Me parece que tienen en sí mismos una riqueza de rituales y detalles tal que los hacen complejos e interesantes. El ritual que más me llama la atención no es el hecho de que unos señores puedan pegar de palos impunemente a otro que corre delante de un toro, no, es uno que se produce al comienzo del encierro (en Longares, encierre). Al principio del todo, justo antes de tirar el petardo y soltar a los toros, se forma una barrera humana provocada por unos agentes de la urbana. Ellos marcan el límite máximo de dónde se pueden colocar los corredores para empezar el encierro y contienen a los ansiosos. Cuando se produce la suelta de toros deshacen la barrera y, lo que más me llama la atención, es el momento en el que corren hacia los toros. Evidentemente, no corren hacia los toros, corren hacia las barreras y protecciones laterales, pero me fascina la naturalidad con que se acercan a esa protección, al trote cochinero, directos a una muerte segura, con una naturalidad que me pasma. Me hipnotizan. ¿Es un puesto elegido voluntariamente o hay turnos para desempeñar esa función? Un año de estos me tengo que llevar a mi padre a que vea los Sanfermines de verdad…

Meanwhile, somewhere in upper Scotland…

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s