Authority

Hoy, comic indispensable. “Authority”, por Warren Ellis y Brian Hitch.

Cuando pensamos en comic pensamos en tebos. Y cuando pensamos en tebeos tenemos dos opciones mayoritarias: Mortadelo y Filemón o Superman y Batman. El subgénero por antonomasia, el de los superhéroes, ha sufrido tantas vueltas y revueltas de tuerca en estos tiempos de deconstruccionismo (¡SOY FERRÁN ADRIÁ!) y post-loquesea que el abanico de sub-subgéneros marea. Uno de los más interesantes, por supuesto, es el de “comics de superhéroes para gente harta de los comics de superhéroes”.

“Authority” es un comic de superhéroes para gente harta de los comics de superhéroes. El planteamiento es más básico que una célula madre: grupo de superhéroes dispuesto a salvar el mundo de quien haga falta. Hasta aquí nada nuevo. Pero en manos de Warren Ellis un grupo de superhéroes más se convierten en los auténticos salvadores de la tierra, capaces de derrotar a enemigos tan dispares como genios malvados, Dios o el Presidente de los Estados Unidos. Ahí es nada.

Con un enfoque descaradamente adulto, estos superhéroes se erigen en salvadores del planeta, lo quiera este o no, mientras se emborrachan, alternan con los Stones o follan entre sí. Lo que en un principio podría ser un caca-culo-pedo-pís más al estilo de “Lobo”, acaba arrojando interesantes cuestiones sobre la predominancia del medio sobre el fin, la utilidad de una figura de autoridad moral o la naturaleza del fascismo dependiendo de una perspectiva u otra, todo ello aderezado con un humor inteligentemente salvaje y personajes y referencias veladas, como ese trasunto de Superman y Batman que son la pareja gay Apollo y Midnighter.

Inventada por Warren Ellis y Brian Hitch a raiz de unos cuantos personajes sueltos de la Wildstorm y estructurada en torno a arcos argumentales de cinco comics de duración, sufrió después otra brillante temporada a manos de Mark Millar y Frank Quitely, para después empezar a perderse en spin-offs y argumentos menores.

La vieja historia.

En la foto, el retrete más fotografiado de Zaragoza, en El Cielo. hoy sí tocaba ya de una puta vez 🙂

—————————————————————————

En otro orden de cosas, yo debo de ser gilipollas, no se me ocurre otra explicación. Hoy tenía una reunión en el curro y cuando he salido he buscado las llaves de la moto. No estaban en mi abrigo. No estaban en mi pantalón. No estaban en mi bandolera. No estaban en el curro (he subido a mirar). Correcto. Estaban puestas en la moto. Es tan bonita que no se la quiere llevar nadie.

Número de familiares en el extranjero: 1. Stop reckoning, start southing.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s