Batman Y Robin En Un Outlet De Boston, Massachusetts

Hay que ver cómo somos. Los seres humanos llevamos conviviendo con perros y lobos decenas de miles de años, mientras que los gatos llevan entre nosotros menos de 10,000. Ese detalle aparantemente absurdo se hace evidente cuando te mueres en tu casa: mientras que un perro permanecerá a tu lado hasta que alguien te encuentre, el gato procederá a devorarte sistemáticamente. Nosotros, tristes humanos, apenas hemos evolucionado, como los gatos. En la prehistoria los hombres buscábamos mujeres de generosos pechos que pudieran amamantar a nuestra prole y las mujeres a machos que cacen por ellas. Poco ha cambiado la cosa, porque hoy en día nosotros buscamos mujeres de generosos pechos que nos amamanten a nosotros y las mujeres, solventado el problema de buscar la caza y morir en el intento, buscan hombres que les cocinen. Toda esta reflexión viene a cuento de que el pasado jueves caí en una de las múltiples trampas que nos tiende la sociedad actual: el 3X2 de Carrefour.

Disponiendo de vehículo propio y con los artículos tachados en el folleto, me dirigí a mi centro comercial de confianza dispuesto a llenar dos carros si hacía falta. Y es que al final, después de todo, soy humano, y siempre pico cuando veo que me regalan un cuarto producto inservible si compro tres productos inservibles, le soy infiel a mi marca de toda la vida si la marca rival regala el tazón número mil de mi alacena o si los señores de Pastas Gallo se inventan el teneroll o como demonios se llame el tenedor ese que gira solo.

Así pues, me dejé gran parte de mi presupuesto mensual (no está mal, gastarse el dinero en comida, para variar) en llenar un carro hasta el límite de sus maltrechas ruedas y hacer la compra del mes y medio (ya he comentado en más de una ocasión que toda la comida precocinada está preparada para dos, de forma que por qué no sacarle partido optimizando esfuerzos culinarios). En cualquier caso, y al ver el desembolso, que dejó mi flamante y muy gay tarjeta nueva de La Caixa temblando en una esquina, me vino a la mente una pregunta recurrente en mi. “¿Es capaz usted de pasar un día entero sin gastar dinero?”.

No se lo piensen mucho, la respuesta es “no”.

Hay que joderse, con la raza humana.

P.D.: ya que no tienes facilidades, felicidades para ti, mujer que trabajas. Y si no trabajas, también felicidades, algo habrás hecho.

Número de familiares en el extranjero: 1

2 comentarios en “Batman Y Robin En Un Outlet De Boston, Massachusetts

  1. emma dijo:

    gracias, por felicidades , yo te soy asalariada_pringada.
    oye, no me metas miedo, mi gate lolita, la pobre, viejiña y operada tras dejarla relaizarse y tener dos camadas, me va a devorar?, me mira con unos ojitos que no me lo creo , pero a saber, ciertos humn@s si que devoran (sin incluir al episodio de los andes ) la paciencia.
    feliz día a usted tb.

  2. Alex dijo:

    Esto es una consecuencia de leer “Los gatos antropófagos” de Murakami, o casualidad?
    Quizá les dé una importancia que no tienen, pero a mí las casualidades me funcionan como señales en la carretera.

    Tengo la sospecha de que odias que la gente se meta en tus cosas y te escriba. Pero por otra parte ese “leave a response” suena como una incitante orden.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s