Algo Sucede Cuando Llueve

Algo sucede cuando llueve.

Huele a ozono. Se me come la melancolía. Se me van las ganas de hacer cosas. Me siento feliz por ver que fuera llueve. Me acuerdo de gente que también se siente bien por las noches, calentito, cuando hace frío en el exterior. Me entran ganas de escuchar a Pulp, “Something Changed”, esa canción que nunca me gustó hasta que me empezó a gustar ella. Me siento de humor para comerme el mundo. Las calles se mojan. Las calles se limpian. Me da pereza ducharme. Tengo la sensación de estar en el sitio correcto, de volver a casa. No me apetece limpiar mi casa. Todo puede esperar a mañana. Me gusta pasear. Me jode pasear a los perretes.

A mi perra también le pasan cosas cuando llueve.

Se queda en la puerta de la terraza, esperando a que llegue alguien.

Luna, no va a venir nadie.

¿No lo entiendes? ¿No lo has cogido todavía? ¿No ves la pauta? ¿No entra en tu pequeña cabecita de perro?

No va a venir nadie.

En otro orden de cosas, iba a actualizar con una foto de la bombilla del cuarto de baño, la única después de cuatro años de vivir aquí a la que aún no he vestido con una lámpara ni he aplicado. El post se iba a titular “Solidarność” a secas y sólo lo ibas a entender tú.

Me voy cinco días a Roma con mis padres. Quod me non necat, me fortiorem facit.

Número de familiares en el extranjero: 1. Te he comprado una cosa.

Anuncios

Un comentario en “Algo Sucede Cuando Llueve

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s