…algo tiene en la garganta (4) – Miguel Ángel Blanca

SEMANA TEMÁTICA: “…algo tiene en la garganta” (4)

Hoy, Miguel Ángel Blanca.

Algo de background: poco background se le puede dar a un grupo que sólo tiene un disco. Pero uno supone que se habrán pelado el culo de escenario en escenario antes de que se les conozca. O algo.

Un disco: “Ortopedias Bonitas”. Poco más se puede decir, one more time. El disco es resultón, pop de toda la vida con una caída a El Niño Gusano, con xilófonos infantiles y unas letras divertidas. Gusta.

Grado de gallerío: enorme. Los gallos definen y dan forma a Manos De Topo. Sin gallos, de hecho, no creo que nadie hablara de ellos, ya que el primer sitio por donde entran es por el rechazo o sorpresa que genera la forma de cantar de Mister Blanca.

Dove vai, mio gallo: no creo que lleguen mucho más allá, la verdad. A ver, la gracia del grupo trasciende la manera de cantar de tal o cual, en honor a la verdad. Pero en honor a la verdad también la lógica dicta que es una marca que puede cansar, y si desaparece pues todos lo echaremos de menos y pensaremos que no es lo mismo o que cantaba así sólo por darse a conocer y ya no son “auténticos”. Pero claro, también pensábamos lo mismo de Kiss y jódelos.

———————————————————————–

En otro orden de cosas, todos tenemos un doble. Algunos, de hecho, tenemos dos. Me han comentado muchas veces “te vi en tal o cual sitio”, cuando yo tenía la coartada perfecta para estar en otro lugar. Tal vez sea porque tengo una cara común. Pero mi actitud y mi forma de andar no lo son, demonios.

Cuento esto porque en el bus siempre coincido con dos personas. SIEMPRE. Una de ellas es una mujer a la que llamo “clon de Amparo”. Ambas son madres recientes, llevan gafas y pesan como unos 200 kilos, arroba arriba o abajo, así que es normal que la confunda siempre.

La otra es una chica, más o menos de mi edad, pero que aparenta tener bastantes más que yo. Es madre de una niña pequeña, como de unos seis años, y me la encuentro siempre en el bus a la ida y la vuelta del curro. Tiene una mirada triste, como de infelicidad, de oportunidad perdida. Nunca escucha música ni lleva nada con lo que entretenerse en el bus. Siempre vuelve con una bolsa de Hipercor, supongo que la cena del día. Me ayuda a pensar en la gente que no vive, que se limita a tachar días en el calendario, y me ayuda también a esforzarme por que mi vida no sea así nunca, una suceción de días repetidos sin sentido ni diferencia.

Es por ello que llevo una vida interesante.

Y que se la cuento a todo el mundo que me presta un poco de atención.

Número de familiares en el extranjero: 1. Santy se me va a escapar vivo. Dios mío, ¿cómo ha podido suceder?

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s