Formica

Las hormigas, esas cosas pequeñas.

Tienen mentalidad de enjambre y de soldado, saben que su función es una, y la cumplen por el bien común. Cuando una hormiga sale de su hormiguero a buscar comida y muere, segrega una feromona que indica que hay peligro a las demás. Si sale a buscar comida y la encuentra, segrega otra feromona que indica a las demás el camino a seguir. Estas, a su vez, segregan más feromonas, lo que puede llegar a tintar el suelo en caso de zonas muy transitadas. No les importa que lo que carguen sea tan grande que multiplique varias veces su tamaño. Lo importante es el hormiguero. El bien común.

Es por ello que procuro evitar pisarlas en mis paseos. Pero el otro día me encontré con una que estaba desorientada y herida. Daba vueltas sobre si misma, como poseida, bajo un sol de justicia, un sol español. Le faltaban dos patas de un lateral y su loco corretear era torpe y desesperado. A pesar de lo pequeña que era, se veía claramente que sufría.

Así que la pisé.

E ir de picninc sin manta ni botella de vino no es divertido.

B.S. del día: Eight Days A Week – Beatles.

Número de familiares en el extranjero: 1. Uno.

Anuncios

Un comentario en “Formica

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s