Perdidas

Hoy, cine de mierda (¡nueva sección!).

“Perdidas (Five Across The Eyes)” (2006), por Greg Swinson y Ryan Thiessen.

Cinco jóvenes regresan a casa tras un partido en el instituto. Cae la noche y se encuentran desorientadas. Perdidas en un mar de carreteras, un pequeño colmado en medio de la nada parece su salvación. Pero los nervios y las ganas de llegar a casa a la hora prevista las hace verse envueltas en un pequeño choque que provocará la huida de las atemorizadas chicas por carreteras desconocidas. En ese instante dará comienzo la peor de sus pesadillas convirtiéndose en víctimas de una brutal y terrorífica persecución por parte de la conductora psicópata del coche contra el que chocaron.

Eso es lo que dice la sinopsis. En realidad, tenemos a cinco jóvenes que gritan y vomitan sin ningún sentido mientras son perseguidas sin ningún sentido no por un peligroso psicópata encapuchado, sino por una mujer con traje pantalón.

Los directores, que a la par son cámaras, tratan de hacer un ejercicio de estilo parecido al de “El proyecto De La Bruja De Blair”, pero la cámara ni inquieta, ni sugiere, ni oculta, ni da miedo, ni nada de nada, sólo se limita a moverse y hacer zooms y contrazooms desenfocados que marean, irritan y no aportan nada. Vaya, si queremos darle un toque guarro a la producción no hace dar la sensación de snuff movie o de que todo está siendo documentado por un personaje cuadno no es así. Con grabar como Dios manda es suficiente.

Lo peor no está en la ¿dirección? ni en las hostiables protagonistas (que lo mismo son tan fifís como para salir del coche como se cagan dentro de él para arrojar sus heces a la perseguidora, como si fueran monos). Lo peor está al llegar al final cuando la cámara muestra las solitarias carreteras por las que han estado vagando las protas y, casi al final, se cruza un coche. El director, avergonzado, se queda con la cámara como si saber qué hacer y se nota a la perfección cómo la deja caer a un lado. Entonces, empiezan a aparecer los títulos de crédito, apenas cinco líneas con los nombres de los primos y vecinos de los directores seguidos de cinco minutos con los títulos de una banda sonora que merecería un post aparate.

Para quemar.

O para ver aquí.

———————————————————————–

En otro orden de cosas, me aburro en Teruel. Bastante. Así que veo todo lo que cae en tomadivx.org. Y cuando digo “todo” digo todo. Incluso “Feast”. Esto provoca que me trague películas que están algunos escalones por debajo del cero, es un trabajo duro pero alguien debe hacerlo, alguien debe dar cuenta y crédito a todas aquellas ideas que jamás debieron salir del despacho del productor.

En el último año he compartido casa con Francesc y María Ángeles. Ambos comparten varias cosas en común, entre ellas una edad avanzada, unas costumbres que no son las mías, un joie de vivre estúpido y absurdo y que me han caído intrínsecamente mal.

Uno de mis hobbies es el psicoanálisis y ayer de camino al Sabeco traté de encontrar los motivos por los que no podía soportar que se pusieran tan felices cocinando verduras por la noche o yéndose de putas sin la supervisión de su mujer, o viviendo una vida triste como si fuera un campamento a los 50 años, o comprando de manera compulsiva comida que no llegaron a cocinar jamás.

La triste conclusión es que en cierto modo me veía reflejado en ellos.

Y por ahí sí que no paso.

Número de familiares en el extranjero: 1. Este año no ha habido porra.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s