Soluciones Habitacionales

Salía de Nord una vez más. Pensaba en la crisis, la bendita crisis que permite a periodistas, políticos y bon vivants de carrera hacer lo suyo sin tener que pensar.

En realidad, no pensaba en ese tipo de crisis, pero terminé pensando en cómo cada cual soluciona sus problemas como puede, o en cómo lo que a mis ojos podía parecer una situación iremediable para otro era un medio de vida, o en cómo el que no se consuela es porque no quiere, o en cómo vemos la paja en el ojo ajeno, o en otras cosas que todo o nada tienen que ver con ello.

En realidad, no me apetecía pensar. Sólo me apetecía quedarme.

Número de familiares en el extranjero: 1. Diferentes países, diferentes clavijas.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s