Sexo Oral

Hoy, cine de mierda.

“Maradona” (2008), por Emir Kusturica.

90 largos minutos de explicación de algo que ni la tiene ni la merece. Una cosa es tener tus contactos y ser alguien en esta vida, y otra muy distinta contratar a tu nuera para que sujete la cámara mientras viajas en business justificando al juguete roto por antonomasia.

Un lamentable Kusturica se deja la piel para conseguir un abrazo, algo que perfectamente podría haber logrado en privado y habernos privado de este monumento a la mitomanía.

Las cuotas de vergüenza ajena alcanzan cotas antes insospechadas cada vez que Sid abre la boca, y el bueno de Emir nos roba el final feliz que la lógica dictaba a la mano que le pasa por la espalda al barrilete cósmico, lo que al menos le habría dado algo de sentido a una película que carece de él desde su misma concepción.

———————————————————————–

En otro orden de cosas, para vergüenza ajena, la sintonía de cabecera de “Sálvame”. Reinventemos el mundo.

He abierto una fábrica. Mañana, las fotos.

Un placer, Carmen. Siempre lo es. Ya nos compensaremos.

Número de familiares en el extranjero: 1. La tata está bien.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s