Nadie Le Explicó A Esta Chiquilla Que Hoy Había Rodaje

Hoy, cine de mierda.

“Flowers Of Flesh And Blood″ (1985), por Hideshi Hino.

SINOPSIS: Un hombre secuestra a una muchacha, la droga y la descuartiza minuciosamente, tratando de alcanzar en su tarea la mayor perfección estética posible: su objetivo es hacer de la tortura y la mutilación una obra de arte.

El morbo, esa cosa. Lo mismo sirve para justificar nuestras búsquedas más pervertidas en google, explicar por qué el domingo por la mañana nos levantamos con los restos del sábado por la noche, la inacabable sección de accidentes de youtube o explicar qué tiene de divertido mirar supuestos asesinatos filmados cuando en teoría, si lo que te va es eso, es más divertido cometerlos uno mismo.

En 1985, un ciudadano japonés remitió a la policía una cinta en la que un stalker perseguía a una joven para posteriormente rodarse asesinándola, alertando a las autoridades de que este no era sino uno más de los múltiples asesinatos que se escondían detrás de supuestas desapariciones. Dicha cinta se filtró al público y es hoy una película de culto.

Hasta aquí ningún problema, si no tenemos en cuenta el pequeño detalle de que dicho ciudadano es el director de la película.

Mitos desmontados aparte, la película de hoy tiene el gran mérito de hacerse incómoda de ver. Yo mismo, que me lo trago todo (desde “Anthropophagous 2000” a “Hellraiser VIII” pasando por – y negaré haber dicho esto – “La Vida Es Bella“), tuve que parar en una ocasión el visionado para recomponerme el estómago. Aparte de eso, la película no tiene ningún interés además de ver a un señor disfrazado de samuray (sí, la RAE admite esa ortografía y sí, por lo visto es muy normal ir vestido así por la calle en Japón, ya que nadie le dice nada) medieval persiguiendo y desmochando a una muchacha a la que alguien debió de decir que al rodaje se va depilado.

Es buena porque dura poco.

Y dicen los señores de Tomadivx que se puede ver aquí.

———————————————————————–

En otro orden de cosas, iba a hacerlo esta mañana pero, una vez más, me he encantado con cualquier tontería en lugar de ordenar por fin este agujero. Me he debido de dejar algún trastorno por el camino, porque me cuesta hacer las cosas más de lo normal. En vez de disfrutar de mis rutinas y hacerme los guiones habituales retomo mi hobby preferido y descubro una vez más lo mal que me gestiono el tiempo y, ya cerca del final, sólo aspiro a comerme tres melocotones sin encontrar gusano.

Al final, después de todo, soy humano.

Número de familiares en el extranjero: 1. Comienza la temporada de series, olvida la PS3.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s