Epicuro, El Sabio

Hoy, comic indispensable. “Epicuro, El Sabio”, por William Messner-Loebs y Sam Kieth.

“Epicuro, El Sabio” es una magnífica historia en dos tomos que narra el intento por parte del filósofo Epicuro de Samos de establecer una escuela de pensamiento que sea tomada en serio y sobrevivir a la omnipresente sombra de Sócrates. Por el camino debe hacerse cargo de la educación de un pequeño bárbaro llamado Alejandro, al que la historia apellidaría posteriormente Magno, mientras resuelve enigmas como el rapto de Perséfone o una extraña sucesión de embarazos no deseados.

De esta manera, se pinta de divertidísima y original manera un fresco donde historia y mitología se dan la mano, donde Platón debe sudar tinta para complacer a su maestro, Aristóteles es un frío y altivo hijo de perra, los sofistas merecen el peor de los infiernos, cualquier palabra del pontificador a jornada completa Sócrates es celebrada como la máxima perla de sabiduria por unos seguidores rayanos en el grupismo, todo hijo de vecino es o aspira a ser filósofo y las principales figuras de la mitología griega (Zeus, Hades, Apolo, Ícaro, Hera) campan a sus anchas y son más humanos que los propios griegos.

El dibujo expresivo y caricaturizante de Kieth (The Sandman, Judge Dredd, The Maxx) se funde con la ágil narración de Messner-Loebs conformando un producto ameno, de fácil digestión y perdurable recuerdo que, además de entretener, demuestra que los comics para adultos no son forzosamente sinónimo de tetas y culos, aunque alguna teta que otra se pueda ver. Y vale, se cometen imprecisiones históricas, pero la precisión raras veces es entretenida.

Están locos, estos griegos.

—————————————————————————

En otro orden de cosas, uno, que ha recibido la mejor educación cristiana que sus padres han podido pagar, no podría por menos que esperar que los límites entre naciones, regiones y provincias estuvieran limitados por una gruesa banda de cal blanca, y que los nombres de los ríos pudieran ser vistos desde un globo.

Así pues, es siempre de agradecer vivir en una ciudad como Zaragoza, donde el verano muere el 31 de agosto por la noche y el 1 de septiembre por la mañana ya puede ir empezando a sacar la ropa de entretiempo.

Aunque eso le deje a uno la garganta hecha polvo.

Numero de familiares en el extranjero: 1. PS3.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s