Alicia En El País De Las Maravillas

Semana Temática: “Aquí Dentro Están Todos Locos” (2)

Hoy, “Alicia En El País De Las Maravillas”, por Clyde Geronimi, Wilfred Jackson y Hamilton Luske (1951).

Le debo un regalo a Carmen. Dos, de hecho. Tres, en justicia. Carmen, mi tía preferida y de la que siempre olvido que es alérgica a la cebolla cruda y su película preferida.

Mi película preferida es una respuesta prefabricada, como todas, y en mi caso coincide con el libro (“Las Aventuras De Alicia En El País De Las Maravillas”) de manera que no puedo ser imparcial en mis opiniones. Pero claro, quién lo es en las suyas.

Hubo una temporada en que Disney molaba. Porque eran pioneros en algo, hacían productos con cariño en lugar de con toneladas de tiempo y dinero y eran, por encima de todo, arriesgados. De otra manera no se explican dos hechos: que 1) se atrevieran a adaptar los dos libros que dedicó el genial, avanzado y un poco pederasta Lewis Carroll a su joven objeto de deseo y que 2) incluyeran a Aldous Huxley (sí, el de “Un Mundo Feliz” y “Las Puertas De La Percepción”) como parte del equipo de guionistas.

El refrito de ambas es un producto de fácil digestión pero que a su vez mantiene algo del carácter transgresor de los originales, domesticando en parte ese cuento de terror y convirtiéndolo en (otra) lectura de los rituales de paso de la niñez al mundo adulto.

En el proceso, se nos regalan personajes y situaciones que enriquecen el imaginario heredado por Tenniel y que terminan de conformar la personalidad de una película que Tim Burton se encargará de joder centrado más en bonitos fotogramas que en situaciones aparentemente inocentes en las que subyacen el horror y la angustia, seguro.

Y es que ya lo dijo el gato de Cheshire. Ten cuidado, Alicia, aquí dentro están todos locos…

—————————————————

En otro orden de cosas, disculpas mil. Ayer me empané y colgué la foto que no era. Me explico (one more time).

La idea era empezar semana temática con el tema ya conocido e ilustrarlo con fotos que reflejen el fracaso a la hora de intentar hacer algo, siguiendo la escuela de Fail Blog. No sé cómo ni por qué se me traspapeló una foto que iba para otro post y cuando lo descubrí ya era demasiado tarde.

El post en cuestión era una reflexión (otra) sobre mi propia estupidez. Comentaba no hace mucho que yendo por una carretera me encontré con un perro atropellado, acompañado todo de la típica perorata acerca de la vida, la muerte, el beatus ille y Jesucristo en bicicleta. A los dos días, yendo por la misma carretera, me crucé con el mismo perro en idéntica posición en el lado contrario de la calzada. Sorpresa. Más sorpresa al ver que el perro está con los ojos abiertos y parpadeando. Todo termina de cobrar sentido al ver que más adelante hay otro perro en parecida posición y llegar a la conclusión de que en Miravete los perros, sencillamente, se echan la siesta en mitad de la calzada y confían en no ser atropellados por los cuatro matados que transitamos por ahí. Fin de la historia.

Y la foto de hoy refleja el resultado de fracasar a la hora de hacer el salto del tigre.

O de colgar unas cortinas, que para el caso es lo mismo.

Número de familiares en el extranjero: 1. Papá bien, gracias.

Anuncios

Un comentario en “Alicia En El País De Las Maravillas

  1. Pingback: Trackback

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s