The Resistance – Muse

Hoy, buena música, “The Resistance”, por Muse.

“The Resistance” es un disco conceptual, lo cual tira un poco para atrás ya de por si pero, viniendo de una persona con el ego, la autoestima, pretenciosidad y atractivo físico de Matt Bellamy, da un poco de miedo. Si a esto le sumamos el hecho de que la parte final del disco es una trilogía (sinfonía en tres partes, le llaman) y que los títulos de las canciones tienen subtítulos en (oh, mon Dieu) francés da, además, pereza y un poco de cosica. Pero ignoremos la parte teórica y veamos qué hay dentro de la caja.

Dentro de la caja hay un disco con canciones. Existe una prueba irrefutable para saber si las canciones de un grupo con una cierta trayectoria a sus espaldas merecen la pena o no, y esa prueba consiste en imaginar si entrarían o no dentro de un disco de grandes éxitos que le grabarías a Calambur para que los distinguiera de Placebo de una maldita vez o a la Increíble para convencerla de verlos el 27 de noviembre en el Palau Sant Jordi.

El arranque es bueno, bastante bueno, con “Uprising” como cabecera, un estribillo instantáneamente tarareable, una canción que incita a ducharse para poder cantar a pleno pulmón lo de “We will be victorious”. En un principio vemos por dónde van los tiros, el camino más electrónico que habían proclamado, pero (ay, amigo, los peros) dura poco la alegría. Dura lo mismo que lo que tardamos en darnos cuenta de que de más electrónica, nada, si bien más glam, con lo que más que aproximarse a Justice o Depeche Mode, por poner dos ejemplos, nos arrimamos al ala de T. Rex (¡bien!) o Queen (¡mal!).

El resultado es que junto a la habitual épica, al virtuosismo vocal tamizado por el vocoder y al bajo con distorsión, en ocasiones el disco tiene un cierto tufo a Marilyn Manson (“United States Of Eurasia”), Beastie Boys (el comienzo de “Unnatural Selection” recuerda poderosamente al de “Sabotage”) o el bolero de Ravel pasado por tamices arabescos. Un pastiche a priori infumable, vaya.

Podríamos no perder mucho el tiempo diciendo que “The Resistance” es, objetivamente, un mal disco. Esperemos mejor que suceda como con el anterior “Black Holes And Revelations” y que todo sea cuestión de darle un voto de confianza y un par de escuchas más, porque si no nos juntamos con el tercer fracaso por parte de uno de mis grupos de cabecera en lo que va de mes.

“The Resistance” es, en definitiva, un disco que separa la paja del grano, la masa de fans irredentos que considera que todo lo que venga de los de Teignmouth es bueno de los que no se van a dejar engañar o los que, como yo, se lo tragan todo. Absolutamente todo.

————————————————————

En otro orden de cosas, ya tocaba hablar de la gripe A. A mi me toca de cerca, ya que vivo rodeado de chavales y chavalas con el sistema inmunológico recien estrenado, que juegan en el suelo y con las vacas y, por lo tanto, más propensos a coger lo que no es suyo.

Como medida de prevención, en el cole han instalado unos difusores para lavarse las manos cuando se entra y se sale del colegio. Dentro de los difusores hay jabón quirúrgico, del que se utiliza en los quirófanos, con una fuerte base de alcohol y que no necesita de agua. Útil, práctico, ingenioso, irónico.

Es la definición de ironía que un jabón que no necesita de agua para su uso necesite de un lavado de manos tras su uso para quitarse el fuerte alcohol que desprende.

Número de familiares en el extranjero: 1. Aquí tienes tu crítica.

Anuncios

Un comentario en “The Resistance – Muse

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s