Zombieland

Hoy, película interesante, “Zombieland”, por Ruben Fleischer (2009).

La vida moderna, esa cosa. Nos impulsa a llevar peinados que no nos gustan, ropas que nos sientan ridículas o absurdos auriculares de hace dos décadas al precio de la década que viene. Pero a mi me encanta, entre otras cosas, porque nos permite disfrutar de películas un mes antes de que se estrenen. Como es el caso.

“Zombieland” es la primera incursión de Ruben Fleischer en el mundo de la dirección para la gran pantalla después de su paso por la escritura y dirección para la pequeña. El género zombie-apocalíptico sufre la enésima revisión desde la más que acertada y apropiada perspectiva cómica, pero en este caso lo hace con acierto. Mira tú por dónde.

Sorprendentemente, gran parte del peso cae sobre el emergente y sociópata Jesse Eisenberg, cuando lo fácil habría sido dejarlo en los hombros de un Woody Harrelson que se siente cada vez más cómodo en papeles cómicos (“Defendor”, “Semi-Profesional”, “Management”, “El Último Show”), a pesar de compatibilizarlos con papeles supuestamente más dramáticos e interesantes.

La voz en off de Columbus nos guía por una nación asolada por el holocausto, donde la supervivencia depende de unas sencillas normas. 33 sencillas normas, para ser más exactos. Una realización briosa y efectiva con constantes guiños al espectador nos cuenta una historia trillada pero entretenida, capaz de mantener el interés a pesar de ciertas dosis de previsibilidad.

Si a la ecuación le sumamos dos personajes femeninos (uno de ellos terriblemente atractivo), la aparición estelar y descacharrante de Bill Murray, sangre a go-go, violencia gratuita y le restamos seriedad y ganas de trascender el resultado es enteramente aprovechable para un domingo tonto por la tarde.

Ah, y quédense ustedes hasta el final de los títulos de crédito.

——————————————————-

En otro orden de cosas, se me ha terminado el gasoil en casa. Y eso supone un problema cuando ducharse con agua caliente y tener calefacción en casa depende enteramente de tener o no tener. A más duras hemos sobrevivido. De momento, hemos suprimido lujos y cosas accesorias como ducharse o quitarse la ropa para dormir.

Número de familiares en el extranjero: 1. Hours away.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s