Kindness Of Strangers

Me gusta andar por las calles del pueblo. Gente a la que no conozco (¿o sí?) levantan la mano y me saludan, me pitan desde sus coches cuando me adelantan en la carretera, me dicen que hoy hace mejor día para correr cuando me los cruzo por las mañanas. En ese sentido, Zaragoza sigue teniendo un algo de pueblo pequeño, ya que la gente te indica que vas con las luces apagadas o te sigue avisando de que se te ha caído la cartera en lugar de echársela al bolsillo.

En otro orden de cosas, tengo las manos que parece que me haya peleado con alguien y creo que me ha picado algo. Para completar mi pupismo ayer me corté los labios. Me sigo repitiendo el mantra una y otra vez, una y otra vez, una y otra vez…

Número de familiares en el extranjero: 1. Unos Por Los Otros Y Dios Por Todos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s