Hungry Dinners Perfectly Timed

No por repetido es más fácil. Es cierto que a lo mejor esta vez me ha cogido más de sorpresa, sin verlo venir, pero podría hacer un grandes momentos de despedidas en pasillos de aeropuertos, estaciones de trenes y amplias avenidas.

Por poético y por lo que supuso en ese momento tal vez me quedaría con un autobús, un cruce de calles y una mañana en el parque por delante. Si te conozco la mitad de lo que creo estarás rastreando ese momento en cuanto termines de leer esto, y lo que peor me sabe de todo este ritual es ser incapaz de no romperme delante de mi madre, ser el primero en inaugurar las despedidas, no saber ni querer contenerme, ni siquiera ahora.

Qué poco dura lo bueno, joder.

Número de familiares en el extranjero: 1. Qué poco dura lo bueno…

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s