(La mitad de) los fumadores de este país son gilipollas

Los fumadores de este país son gilipollas. Entiendo que esta afirmación pueda ofender a alguien así que si tú, fumador que estás leyendo esto, te sientes aludido, vamos a llegar al consenso de que sólo la mitad de los fumadores lo son y tú te encuentras en la mitad correcta, ¿de acuerdo?

Hoy llegaba a mi tutoría de alumnos con sueño y poco material preparado, de manera que me he alegrado bastante cuando alguien ha insinuado que podríamos no hacer nada y salir a la calle; “sí, como en Túnez”, he contestado yo. Al ver en sus caras que no habían comprendido mi broma, les he preguntado si sabían qué había estado sucediendo en Túnez durante las pasadas semanas y no he obtenido ni una sola respuesta afirmativa. He visto hueco y me he dicho “allá que voy”. Medio minuto después, allá que estábamos.

Durante cerca de cincuenta minutos he ido saltando de tema en tema según me venían a la cabeza y lo consideraba pertinente: hemos comenzado hablando de Jerusalem y cómo a veces las circunstancias que te rodean pueden empujarte a ponerte un buen día un cinturón de explosivos y acercarte al control más cercano y poblado; hemos seguido con un poco de historia de Túnez, de su situación actual, de cómo había habido protestas en las que la gente llegaba a inmolarse, de esa mecha que ha prendido y ha explotado en forma de movilizaciones masivas, provocando un cambio de régimen en un país entero; de cómo esas revueltas han saltado a otros países como Albania, Egipto o Líbano; de lo interesante que es analizar por qué ha sucedido en países mediterráneos con una gran población árabe; de qué es el petróleo y por qué cuesta tan poco que suba de precio y tanto que baje; de por qué el tabaco y la gasolina son tan caros; de por qué tenemos en cuenta lo que pueda decir o hacer un señor que vive lejos y nos vende neveras vestido de chándal con los colores de su país.

Al final, y viendo que algo de todo esto podría interesar a unas mentes de 15 años que empiezan a entender de qué va todo esto, he intentado hacerles ver que hay muchas formas de protesta que son válidas dependiendo de las circunstancias: pegarle fuego a cosas como en Grecia, pegarse fuego a sí mismo como en Turquía, organizarse y realizar acciones concretas contra empresas multinacionales… casi todo sirve para cambiar aunque sea mínimamente las cosas, casi todo menos quedarse en casa y remugar sobre lo mal que va todo, menos aún en un sistema bipartidista donde la única arma es el voto.

Hemos terminado la clase viendo imágenes de nuestros primos del oeste, esos a los que tantas veces ignoramos y menospreciamos, pero que un abril del 75 nos dieron a todo el mundo occidental una lección de cómo cambiar las cosas para (mucho) mejor y entre todos. Viendo esas fotos me recorre siempre un escalofrío de satisfacción que podría hacerme llorar en un día malo, y me da una envidia tremenda vivir en un país dónde sólo nos echamos a la calle en masa cuando nuestro equipo baja a segunda o, cuando lo hacemos por los motivos correctos, los hijos de los grises nos encorren a gomazos.

Con esas imágenes aún en la cabeza he llegado a casa y he visto en el telediario que, en un país donde la tasa del paro es tan brutal que hace dos meses ya que no dan cifras oficiales en la tele, en un país donde las cajas y bancos se van a volver a reir en nuestra cara el próximo mes de septiembre, en un país donde los sindicatos sólo sirven para lanzar al estrellato a César Cabo y donde la gente qué más vale se tiene que ir fuera para aspirar a cobrar más de mil cochinos euros al mes como cuando el tío Paco, en ese bendito país se han organizado manifestaciones en casi todas las ciudades porque nos han prohibido fumar en los bares.

Por mí toda esa banda de gilipollas (o sólo la mitad) pueden coger e irse juntitos de la mano a la puta mierda.

Número de familiares en el extranjero: 1. 3.11$ a gallon

Anuncios

5 comentarios en “(La mitad de) los fumadores de este país son gilipollas

  1. el ingeniero dijo:

    Primero fueron a por los judíos,
    y yo no hablé porque no era judío.
    Después fueron a por los comunistas,
    y yo no hablé porque no era comunista.
    Después fueron a por los católicos,
    y yo no hablé porque era protestante.
    Después fueron a por mí,
    y para entonces ya no quedaba nadie que hablara por mí.

    PD: Yo creo que deberian de bajarles el sueldo a todos los funcionarios y dar la posibilidad de despedirlos como estan haciendo en estados unidos donde ya llevan más de 10000 profesores/funcionarios despedidos y asi nos ahorrariamos una pasta puesto que aqui tambien sobran muchos profesores que estan con solo 15 alumnos. Deberiamos manifestarnos por esta gestion del gobierno y que empiecen a echar a funcionarios que no hacen nada y son prescindibles.

    • lobech dijo:

      Churras y merinas.
      No sé qué tienen quue ver los fumadores con el sueldo de los funcionarios, pero voy a entrar al trapo.

      A mí ya me han bajado el sueldo, así que mi parte de aportar a la sociedad ya la he cumplido. Nadie me pidió la opinión antes de hacerlo, así que tengo la autoridad moral suficiente para señalar con el dedo.
      Por supuesto que hay que despedir a los que no trabajen/produzcan y por supuesto que estoy de acuerdo con que haya controles de calidad y evitar las ladillas de los presupuestos generales y los renegados de la tiza, pero sigo sin entender qué tiene eso que ver con la ley antitabaco y con que piense que vivimos en un país de ponga usted aquí su adjetivo preferido.
      Una clase de 30 alumnos de 4º de la ESO es ingobernable. Lea usted bien: in-go-ber-na-ble. Las posibilidades de tener a un mínimo de cinco que están calentando la silla esperando a que llegue mediados de junio con el único interés de reventar la clase tienden al infinito. Una educación de calidad pasa por una ratio de alumnos razonable (sin llegar a 10 pero sin pasar de, digamos, 25), y si uno quiere un producto de calidad tiene que invertir dinero. Eso es Economía 101, amigo.

      Citar a Martin Niemöller de una manera tan gratuita es algo que tampoco entiendo, ya puestos

  2. ¿Pero no eran los hosteleros quién han salido de huelga, y solo en Palencia o por ahí?
    A los hosteleros si les ha desbaratado el negocio, sobre todo si hace tres o cuatro años se gastaron una pasta en acondicionar sus locales.

    Pero yo ahí no me meto.

    Despedir a los funcionarios ¿en qué mierda de mundo vivimos? ¿clases de 15? En el insti de mi pueblo la que menos tiene 25…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s