La Mirada Negra

Hoy, cine de mierda.

“La Mirada Negra″ (2010), por Karlos Alastruey.

Si es que no se enteran… Uno pretende ir de cultureta por la vida, dar lecciones de intimismo, savoir faire, sensibilidad y su madre en bicicleta y al final es la vida la que te termina dando lecciones de cómo se hacen las cosas si no se quiere caer en el ridículo.

Aquí una Mirada Negra, aquí un amigo...

“La Mirada Negra” es una sucesión de escenas en las que vemos la evolución del personaje de Ángela y su relación con su familia, novio y entorno. La ausencia, el conflicto y el mimo por el personaje planean sobre el metraje. El experimento se plantea como una sucesión de planos en los que los personajes evolucionan ante la cámara, como si se tratara de una obra de teatro; para más inri, los actores desconocen las réplicas de sus compañeros de escena, con lo que hay espacio para la improvisación, el cinéma vérité, la emoción en estado puro y su puta madre, pero…

Pero amigo, si quieres jugar a ser David Mamet tienes dos opciones; la primera es ser David Mamet y la segunda es contar con un buen reparto. No es el caso. La protagonista es plana y limitada, su novio debe servirle de contrapartida y fuente de conflicto pero se revela como un auténtico gilipollas que va dando bandazos en sus fundamentos y poco más, el hombre de la pala carece de motivación para sus acciones, sentido y argumentos para aparecer siquiera en la peli, los secundarios flotan alrededor para dar la réplica y rellenar metraje… Hasta tal punto es trágico y evidente que los actores son lo más flojo de la cinta que el director ni siquiera se molestó en hacer casting para según qué personajes, tirando de la familia. Y si esto falla y lo que pretendes es hacer cine a la europea ya puedes tener buen guión, ya. Que tampoco es el caso.

Lo que pretendía ser un fresco de sentimientos se torna en un bostezo de hora y poco sin sentido ni hilo argumentativo: no hay relación evidente entre una escena y otra, con lo que la película deriva entre arqueos de ceja y constantes resoplidos; se me hace muy difícil de creer incluso que la película ha sido editada para evitar los tiempos muertos mientras los actores se inventaban la réplica (lo cual dice mucho sobre sus dotes interpretativas y nada bueno), ya que la emoción que más y mejor transmiten al espectador es la de “procesando, por favor, espere”.

Tres de las emociones reflejadas en la película: el tedio, el aburrimiento y el sopor

Cuando todo esto va tirando al final, en un arranque de coherencia (¡JA!) con lo mostrado hasta el momento, el personaje de Ángela decide ponerse a excavar como un cerdo con mono de trufas y desentierra una pipa. Vale, ahora lo pillo, lo que le pasa al personaje es que le falta la figura paterna. Porque ha desenterrado una pipa. Perfecto. ¿Puedo terminar esto de una maldita vez y empezar a ver ya el primer episodio de Game of Thrones, por favor?

———————————————————————–

En otro orden de cosas, mis alumnos me han apreciado este año y hasta es posible que les eche de menos. Me tendré que plantear un cambio de carrera y hacerme rock star si quiero que me vuelvan a aplaudir cada vez que entro en mi centro de trabajo pero, así y todo, me han dado también un poco de miedito.

En una de las últimas clases, uno levantó la mano y me dijo “David, tú vives en la calle Tal, ¿verdad?”. “Claro que no”, dije, “pero mi hermano sí”, pensé.

Miedito.

Número de familiares en el extranjero: 1. ¿Katakana o Hiragana?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s