Misfits

Hoy, serie esencial. Misfits.

Mis-shapes, mistakes, misfits...

Para que una casa se llame casa sólo son necesarios una buena tele, una buena nevera y un buen sofá. En un sofá, de madrugada y por casualidad descubrí una serie. Canal MTV. Protagonistas adolescentes. Último episodio de la última temproada emitida. Yo sin antecendetes ni referencias y de humor raro. Pintaban bastos. Me lo tragué sin decir “Jesús”.

Es curioso lo mucho que ha cambiado la vida en los últimos diez años. Antes, para acceder a un contenido cultural, había que levantar el culo de la silla y salir a la calle; ahora basta con hacer click y echarse unas risas. Comienza el primer episodio, se nos presenta de una manera sucinta a los personajes y la cortinilla de introducción presenta una animación al ritmo de “Echoes“, los subtítulos rezan “temazo”. 45 minutos después, comprendemos que esa devoción podría estar justificada.

“Misfits” es una serie británica que trata sobre cinco jóvenes que, mientras están haciendo servicio a la comunidad, son sorprendidos por una tormenta que les da superpoderes. Vaya chorrada, se podría pensar. Y tanto. ¿He mencionado ya que es una serie británica? Eso quiere decir que la cosa no va de chavales estereotipados que saltan de edificio en edificio desfaciendo entuertos, no, la serie se centra más en la relación entre personajes, el teenage angst y la alienación post-adolescente, el fracaso del sistema y whatnot. Bueno, y un poco de superpoderes también, vale.

Nathan, full-time Misfit

Como toda serie británica, se centra en hacer las cosas bien (temporadas cortas, episodios largos) y no se preocupa por el calendario oficial de series. La segunda temporada se ve beneficiada por un apreciable aumento de presupuesto y sofisticación, a la espera de una tercera entrega a principios de noviembre. Los guiones no son excesivamente elaborados pero tampoco dan vergüenza ajena, los personajes son creíbles, humanos, tridimensionales y se les coge cariño enseguida (con mención especial a Simon y Nathan), la banda sonora cumple su función en cuanto a que nos creemos que es lo que escucharían los protagonistas y el conjunto de la serie se ve alentado por un aura de realismo que lo sobrevuela todo y hace que nos traguemos las evoluciones de este supergrupo que no lo es y el crecimiento de sus personajes.

Sólo son unas pocas horas de su vida y, al fin y al cabo, falta mucho para que empiecen otra vez Breaking Bad, Boardwalk Empire y la temporada oficial de series. Merece la pena. Palabra de sofá-adicto.

———————————————————–

En otro orden de cosas, sigo estando enfermo. Todos tenemos nuestras fobias, filias y pequeñas trampas en las que caemos time and again, pero a mí es que me ponen un 3X2 delante y picar como un ceporro. Echaremos mano de la familia para que nos guarden los nuggets de pollo y las lasagnas ultracongeladas.

Número de familiares en el extranjero: 1. 1200, 1500…

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s