あなた自身が変わらない限り、世界が変わることはないだろう。 (When You Change, The World Changes With You)

Adoro Japón.

Estar solo en un bosque da miedito. Perderse de noche en uno festoneado de lapidas y monumentos funerarios, rodeado de símbolos en un idioma que desconoces, más.

Todo el mundo recuerda el santuario de Fushimi Iinari-taisha por la peli “Memorias de una Geisha”, donde se conoce que la prota aparece corriendo entre sus más de 1300 puertas rojas. Yo lo recordaré por los buenos ratos que me hizo pasar ayer entre la hora de ponerse el sol (las seis y media) y la de cenar (las nueve).

Al principio enfoqué este viaje como oportunidad para (entre otras cosas) crecer, y vaya que si crecimos ayer. Y nos sacamos un master en fotografía nocturna y otro en orientación.

Next. More. Me-want. Now.

Número de familiares en el extranjero: too many to count.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s