Happy Accidents

Las mejores cosas de la vida se encuentran y suceden siempre de casualidad: rellenar un papel y equivocarte al escribir un número, decidir no parar a desayunar y llegar antes de lo habitual o buscar calcetines limpios y encontrar el amor verdadero. Tal vez no creas en Dios ni en el Flying Spaghetti Monster pero algo hay que hace que las cosas sucedan y convengan, ya lo dijeron el Dr. Manhattan y el prota de un libro cuyo nombre llevo dos semanas tratando de recordar mientras este post coge polvo en el cajón de los borradores.

El truco consiste en estar muy atento, aunque a veces cueste reconocer signos o resulte más fácil atribuirlo todo a la serendipia y el azar. Tal vez todo sean pájaras, pero las probabilidades de tener la vida que tienes ahora mismo son de una entre todas, y siempre es más gratificante echarle la culpa a la causalidad que a la casualidad.

Y vale que llevo una buena racha y tengo motivos para tener la autoestima alta, pero yo siempre había sido así, joder.

Welcome back, Berta.

Welcome back, me.

Número de familiares en el extranjero: 2. I heard you have Swager.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s