Carta de Amor a la Señora de la Limpieza

Queridísima Conchi:

Sé que las probabilidades de que termines leyendo esto son de una entre millones, pero aun así quiero utilizar esta pizarrita tonta mía para tratar de mostrar todo el amor que siento por ti, que no es poco. Te veo todos los días empuñando tu escoba, con tu perenne bata roja de cuadros blancos y rojos y un gesto de disgusto que surca tu frente y empaña tus ojos de un azul profundo, y no puedo evitar pensar que tú te mereces algo mejor que todo esto. Los dos lo sabemos.

Los dos sabemos también que, al terminar tu jornada laboral, tan sólo te está esperando más trabajo al llegar a casa: un marido con el que decidiste tirar tus años mozos y que ha olvidado ya lo que es quererte, una hija que cada vez te recuerda menos a una versión joven de ti misma y un hijo de quien ya has perdido toda esperanza que te dé más alegrías. Quiero que sepas que yo he venido a cambiar todo eso.

Es poco lo que te puedo ofrecer salvo mi amor incondicional, pero todo te lo doy. Yo estaré esperando a que vuelvas a casa con una sonrisa en la boca, la comida en la mesa y dispuesto a que desahogues en mí todas tus frustraciones. Yo estaré siempre listo para escuchar tus penas, para dar un masaje en tus cansados pies, para destruir a quien no te quiera bien. Yo querré siempre lo mejor para ti, haré de tu vida una aventura continua, te conseguiré cada día un motivo para reir. Yo seré tu pareja, tu amigo, tu confidente, tu amante.

Sé que tu horario es terrible, trabajar cuatro horas diarias puede acabar con cualquiera, es por ello que entiendo perfectamente que siempre, todos y cada uno de los días y a cualquier hora, te encuentre haciendo una pausa en tu jornada, fumando en el patio del colegio. Entiendo perfectamente también esa obsesión tuya de hablar continuamente por el manos libres (haciéndote como única valedora de la tarifa Dragón de Orange, llamadas gratuitas a fijos y móviles 24 horas al día), impidiendo que realices tu tarea de manera eficaz y no limpies los cristales del insti más que una vez al año; algo que, permíteme la insistencia, comprendo a la perfección.

Es por tanto amor y comprensión que te perdono incluso que rebajes mi jornada laboral ya que yo, sufrido pseudo-funcionario, me empeño en asistir a mi centro laboral por las tardes, no sé muy bien si a preparar clases, diseñar exámenes e imprimir apuntes o a deleitarme en tu ciclotimia. Tu argumento “yo algún día me puedo quedar hasta las 8 pero también me gusta irme a las 5 menos cuarto” me manda de vuelta a casa sin poder realizar mi trabajo, pero suena a música clásica en mis oídos, a ratos un vivaz allegro de Mozart, a ratos la poderosa Danza de los Caballeros de Profokiev, haciéndome olvidar que el comienzo de tu jornada es a las tres de la tarde.

Haríamos una extraña pareja tú y yo, lo sé, yo un Adonis en la flor de su vida con un cada día más amplio público masculino y femenino, una complexión atlético-escuálida y un gusto por el cine, los idiomas y la cultura en general y tú, metro veinte de pura mala leche, pelo de paja, olor a arroz pasado y mirada ligeramente ovina, puro ternasco lechal de Aragón. Lo sé, pero me da igual lo que digan las malas voces del pueblo, sé que nuestro amor todo lo vencería.

Sólo espero salir a correr por la tarde con la vana y estúpida esperanza de que, cuando vuelva de tornear y poner a punto mi cuerpo para tu único disfrute, hayas leído estas líneas tontas y tú también me hayas dejado un mensaje de amor, esta vez correspondido.

No rompas más mi pobre corazón, Conchi, dime sí.

Número de familiares en el extranjero: 1. Ya que tú no escribes, lo hago yo.

Un comentario en “Carta de Amor a la Señora de la Limpieza

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s