Il Dolce Far Niente

Acodarme en un balcón y contemplar la ciudad debajo, pisar hierba y no poder oler la flores, saludar con el brazo a unas chicas que miran y sentirme envidiado, subir la cremallera hasta arriba y calarme la capucha, hablar de límites, fronteras y el tiempo, beber cerveza, beber ginebra, beber ron, beber whisky y después beber ginebra y cerveza otra vez, enamorarme de la DJ, mirar el fondo del paquete con estupor, no esperar a nadie, bailar hasta que una chica te pregunte si te gustan los chicos o las chicas, reirme por toda respuesta, comer pepinillos, ponerme la ropa del día anterior y sentirme un gigolo, pasar ante el local de Alcohólicos Rehabilitados, confirmar el shawarma como base de la Nueva Dieta Mediterránea, hacer planes, planes, planes, juntar las últimas piezas del puzzle, hacer como que no me importa que no me escriban, pensar en gatos y ser coherente. Il Dolce Far Niente.

P.S.: sé que no vas a leer esto pero felicidades, cerda.

Número de familiares en el extranjero: 1. A Midsummer Night’s Dream.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s