De Qué Hablo Cuando Hablo de Correr

El momento termina por llegar, ese momento mágico en que el cansancio se esfuma, la carga de tus riñones desaparece, las piernas dejan de pesar y por delante ya no quedan más kilómetros, metas ni recodos, sólo música. La cabeza se vuelve ligera, la tierra gira impulsada por tus pasos, tu cuerpo y tú sois por fin uno, cada inspiración te llena de vida, sólo existís tú y la siguiente canción.

Y cuando decides que todo termine, después de volver a casa a hartarte de tocarte los dedos de los pies, después de la ducha y el masaje, después de la crema y de que el músculo se haya relajado, estás preparado para empezar otra vez.

Número de familiares en el extranjero: 1. Berlín – Londres – Granada.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s