No One Knows

Recorro la carretera que sólo usan los idiotas, la que está llena de curvas, incorporaciones en cambio de rasante y restos de antiguas guerras. Recorro una senda que nunca he usado antes pero de la que había oído hablar, recomendada por gente que no tiene ni la más mínima idea de lo que está hablando. Recorro el camino que me devolverá a casa, el que transcurre por pueblos feos, calles abandonadas y polígonos industriales en las afueras. Recorro el sendero de camimos que se bifurcan, con los ojos entornados, la ventanilla subida y decidiendo por otros. Recorro sin tener que pensar, ya hay otros que dicen por mí si voy bien, si llegaré a tiempo, si tendré qué esperar. ¿Cuánto falta para llegar? Nadie lo sabe.

Número de familiares en el extranjero: 0. Los tres juntos bajo el mismo techo y en la misma habitación, vomitando arcoiris uno tras otro.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s