Junior Suite

Giro la esquina de la cuesta de San Lázaro, la que me va a llevar a casa. De repente, todo encaja. La música relata a la perfección lo que está sucediendo a mi alrededor, como si la letra se hubiera escrito pensando en mí o estuviera siendo compuesta conforme avanzo, como si la niebla alrededor fuera ilusión en lugar de realidad, velo en lugar de venda, sábana en lugar de mortaja. Caigo en la cuenta de que mi lista no incluía esta canción y sacudo la cabeza, tratando de aligerar mis tics y espantar al fantasma del narcisismo por tercera vez esta semana, completamente convencido de que la meta no está en el número 25, sino más lejos. Mucho más lejos.

El que entra aquí no sale.

Número de familiares en el extranjero: 1.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s