La Lección de Anatomía

No utilices el corazón, eso nunca ha servido de nada. El corazón sólo es una entraña más (como el hígado, como el intestino grueso, como el bazo), un órgano ciego que bombea porque es lo único que conoce, que funciona y se detiene por simpatía hacia el usuario, que se extiende y ramifica como una infección por todo tu cuerpo, que asfixia a las restantes vísceras en un abrazo dominante, traidor y condescendiente, que parasita el tú en ti con hipócrita soberbia, con déspota tozudez, como el niño gordo que trae la pelota al descampado de tu sistema. El corazón no ama, no perdona, no sabe qué es el dolor, no es paciente ni amable, no entiende, no cede, no negocia, sólo reina. Nadie ha amado jamás con todo el corazón.

Ahora voy a ver si consigo matar la migraña comprobando si flota en alcohol.

Número de familiares en el extranjero: 2. Extremadamente alto. Increíblemente lejos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s