Salt. Sweat. Sugar.

Lo suyo ahora sería escuchar el segundo de los Arctic. Pero no. Mi dormitorio huele a sudor y a repetición y tengo muchas cosas que decir y alguna que callar pero no tengo con quién callarlas y el suelo está lleno de cadáveres de mosquitos y va siendo hora de recoger e irse con la música a otra casa y soy lo más dulce que puedas encontrar abierto a estas horas.

Y otro día te cuento por qué soy como soy y por qué hago las cosas que hago y por qué estoy donde estoy.

El truco está en no parar. Nunca.

Número de familiares en el extranjero: 2. Cita en el Duty Free, pt. II.

Un comentario en “Salt. Sweat. Sugar.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s