Late Check Out

Me miro al espejo y pienso “es tu ultima oportunidad de salir corriendo”. Por contra, abandono con aparente calma el baño mientras reparo en que el hotel ha conectado el hilo musical. A estas horas de un domingo. Una lista cuidadosamente seleccionada abandona un altavoz, llena la habitación de preguntas y vacía mi cabeza de parejas rotas y ecos de Waterloo, hoy soy yo el derrotado. No me sé la letra de ninguna canción, toca improvisar. Se apagan los focos. Un pie descalza al otro. Tengo la boca seca. Parece que lleve toda la vida haciendo esto. Pienso con cuidado qué decir. Abro los labios, muy lentamente. Toca ser yo. Olvido al instante todo lo ensayado. La atracción es inevitable. Todos sabíamos que esto iba a suceder pero ni yo me lo esperaba. Basta ya de oportunidades malgastadas, es la hora del vello erizado y dos pares de pupilas que se dilatan hasta esconder cualquier resto de iris. El cansancio da paso a unas ganas que se desbordan hasta borrar cualquier rastro de civilización. En algún lugar del mundo se está haciendo de día. El placer es nuestro.

—————————————–

En otro orden de cosas, ya queda menos para irse.

Número de familiares en el extranjero: todos menos yo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s