Dios No Tiene Nada que Ver con Esto (In the Year of the Dragon)

M.M.M. fue la primera persona que demostró interés por mí. Me enseñó que puedo ser amado, que puedo mantener la atención de alguien más allá de la primera frase. Cuando empezó a salir conmigo todavía estaba con su anterior novio y cuando tenía problemas, que era casi siempre, se refugiaba en los amigos de su ex en lugar de en mí. Aún a día de hoy sospecho que se seguían acostando. Hace más de 14 años que no sé nada de ella.

L.M.D.M.P. es la persona que más me ha enseñado en lo que se refiere a relaciones de pareja: a tener un modelo de vida compartido, a ver que todos los días cuentan, a amar a la otra persona a pesar de y gracias a sus defectos, a buscar todos los días un motivo para hacerla sonreir, a diseñar un proyecto común y llevarlo hasta las últimas consecuencias. Es la única persona viva con la que siento que podría haberme llegado a casar. También me enseñó que la comunicación es vital y que sin ella la pareja se marchita. Sigo pensando que estoy en deuda con ella y sólo le deseo lo mejor en la vida. Destruiría a cualquiera que se atreviera a hacerle daño, yo mismo incluído.

S.S. me completó de formas que pensaba que no eran posibles y llenó facetas de mi vida que hasta entonces eran mi parcela, y de nadie más. También me descubrió que en la cama no se pide, se toma, y que el respeto y las restricciones sólo sirven par alimentar la frustración. Cuando las sospechas de que se veía con más gente se hicieron demasiado fuertes para soportarlas violé su intimidad de una forma que aún hoy me hace sentir vergüenza y culpa. Encontré fotos suyas follando con otros. Fotos. Todavía duele. Un día, mientras desayunábamos en mi cocina, le pregunté si se acostaba con alguien más. Lo negó. Le hice ver que no pasaba nada, que la podía perdonar pero necesitaba que me lo admitiera y me lo explicara para poderlo entender, que aquello no era el fin de lo nuestro. Le habría dejado follarse a quien quisiera con sólo admitirlo. No lo hizo. A las pocas semanas convertí cualquier excusa de mierda en una discusión desproporcionada y, con la excusa, corté lazos para siempre. Sé que le va bien y no le guardo ningún rencor.

De L.I.A aprendí lo que es la admiración mutua y me hizo sentir que todavía tengo muchas cosas que aprender, me hizo desear ser mejor persona. Era la mujer perfecta para mí en más de un sentido pero nuestros caracteres no casan y le hice sufrir de una manera humillante por ello. También aprendí que cuando se baja a la otra persona del pedestal se destruye una relación de forma irremediable: ella me perdió el respeto y yo perdí el interés en todo lo que ella pudiera hacer. Nunca me dijo una cifra, pero sé con una exactitud de +/- 1 con cuántas personas se acostó antes que conmigo ya que hablaba de ello demasiado a menudo, llegando a obsesionarme hasta el punto de que muchas veces tenía que imaginármela follando con gente a la que conozco para poder correrme. Hice tantas cosas mal en aquel tiempo que me avergüenzo de ello, me encantaría no reconocerme en muchos de mis comportamientos. Pero lo hago.

S.W. es, más que posiblemente, la persona que más me ha gustado nunca. Recogió mis pedazos cuando peor y más perdido estaba, me abrió los ojos otra vez y me demostró que hay motivos para quererme. Habría cambiado mi vida completamente por ella, dislocándola de maneras que sólo se llevan a cabo cuando tienes 20 años. Pero sentí que era yo quien tiraba de la relación y me saturé de tener que asegurar continuamente las bases, me acobardé y la dejé escapar. A veces me asaltan recuerdos de un garaje o de un restaurante japonés y el dolor es intenso, físico, a duras penas aguanto las lágrimas. Me encantaría saber que tiene la vida que sin duda merece y que ya no se siente sola, pero no la he vuelto a llamar ni a ponerme en contacto con ella porque sé que sólo le haría daño.

L. me hace olvidarme de todo lo anterior. Me enseña que no hay que aferrarse al pasado, sino abrazarlo, que la ira es absurda, que el dolor es evitable, que la entrega es infinita. Adoro la imagen que tiene de mí y hago lo humanamente posible por que sea cierta, mi único objetivo en la vida es hacerla feliz y me resulta ridículamente sencillo, es tan fácil como respirar. Me encantaría que se viera con mis ojos. Los dedos de sus pies son lo mejor que me ha pasado nunca, cada vez que la hago reir siento que tiene sentido estar aquí, que los filósofos buscaban donde no es, que me podría morir ahora mismo y sería completamente feliz.

Número de familiares en el extranjero: 2. Strange currencies.

4 comentarios en “Dios No Tiene Nada que Ver con Esto (In the Year of the Dragon)

  1. Anónimo dijo:

    solo vacío
    como una aspiraodra de almas que me mira de reojo..
    impotencia exstencial, apta para nuevas comunicaciones.
    aunque en realidad nada que decir, solo tristeza de saber que ya lo sabes todo.
    No hay más caminos q ciegos, y al mismo tiempo la esperanza de soñar, el deseo de tener aun que desear.
    FAlta de dopamina o como se llame, quimica barata de un defraudado crónico.
    y a ti que me escuchas, un rezo, no me abandones, ya que estoy perdido, en el miedo de serlo.
    Espirales mentales sin fondo, agujeros negros, donde se ambiciona el color.
    Tu, que eras todo eso, ahora no es más que contracciones, y sílbido.
    Ahora el analisis, el desesperar, y enseguida la ausencia.
    No hay forma de ver el sol. pero un brote de alegria, me hace mover los dedos, para ti, que con una chispa de esperanza, aún te
    paras a leer.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s