A Ninguna Parte

Deja de seguirme. Ni siquiera yo sé dónde voy y es más que probable que no esté yendo a ninguna parte así que por Dios, deja de seguirme.

Cuando más te parezca que tengo un plan, cuando me veas sonreir con sólo media boca, como si fuera el tipo más listo del mundo y supiera cosas que sólo yo sé es cuando más perdido estoy. Cuando creas que digo lo que digo por ti, o que esto tiene un destinatario y ese eres tú, es precisamente cuando no va nadie al volante, cuando estoy en modo random, cuando el tren del pensamiento se asocia con mi falta de atención. Nunca se me dio bien jugar al ajedrez y si ves que presto mucha atención a mis pasos es sólo para esquivar los cáscaras en el camino.

No te confundas, entiendo tus motivaciones, pero perdiste esa oportunidad para siempre el día en que no nos presentaron. Tú y yo no somos tan distintos: nos gusta la distancia y encontramos placeres inesperados en la admiración y el sufrimiento postergados; no obstante, debo decirte que tal vez creas que has ganado en este pequeño juego en el que aún hemos de decidir quién de los dos es Moriarty, pero es una victoria que te va a costar todo lo que tienes. Y a mí Irene me suplicó que le hiciera cosas que se moriría de vergüenza de hacer delante de ti. Oh, las cosas que me pidió que le hiciera. Y no me deje ni una de ellas. Ni una sola.

Número de familiares en el extranjero: 2. Shapeshifters by the beach.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s