Delitos de Lesa Humanidad

Ahora que me has demostrado que si te quiero besar no vas a hacer nada por evitarlo no creo que haya fuerza suficiente en la tierra capaz de impedirme saltar por encima de la mesa. Procuremos ignorar el ruido de los vasos estrellándose contra el suelo, entonando como posesos un kyrie dedicado a mi mano en tu rodilla, desoigamos el tintineo de tres pares de cubitos lanzados furibundos a una danza derviche y suicida, evitemos las miradas de desaprobación de dueña y concurrencia, que ahora estamos para otras cosas. Da igual que estos sean los refrescos más caros del mundo, ambos sabemos que a estas horas deberíamos estar tomando precauciones en lugar de cocacolas.

No queda ni un taxi vivo en esta maldita ciudad. Sí, hubo una vez en que fuimos animales y si hubo una época en que todas la mujeres de mi vida tenían tu nombre es porque algo debíamos sospechar, y si no la hubo prefiero que siga siendo un secreto. Tú y yo estábamos cansados de escuchar al corifeo cantar eso de que esto acabaría sucediendo, así que por qué dejar pasar otros trece años, hoy nos toca a nosotros perseguir a la mala suerte. No conozco un ascensor más lento que este pero no te confundas, no estoy preocupado, nos hemos quitado de encima el peso de la ropa y ya has empezado a decir cosas con la única lengua que hasta ahora no dominaba, sólo es cuestión de tiempo que también tú grites cosas en un idioma también desconocido para ti.

Y no me hables de flores en aniversarios ni me relates tus habilidades especiales, nos resultará más divertido irlas descubriendo una a una. No me distraigas con anillos que no vibran ni cuentes historias de tus amables vecinos, no es sal lo que he venido buscando a tu puerta y prefiero conocerlos cuando vengan a quejarse. Prefiero quedarme como un bobo mirando un recibo que escuchar la palabra “planes”, para mí tu corazón es sólo una entraña más. Y haznos un favor y no te engañes: no te voy a tratar bien, una vez sepa a que sabes y te sienta tragar saliva a través de mi mano en tu garganta Dios estará mirando hacia otro lado, así que tampoco yo pienso mirarte a los ojos cuando te corras.

Número de familiares en el extranjero: 2 ½. Polaroid F.C.

2 comentarios en “Delitos de Lesa Humanidad

  1. M dijo:

    Sé puede decir más alto pero no más claro.
    Se puede decir más dulce pero no más corrosivo.
    Fuck yeah! Esto es una gran entrada de mete saca y lo demás…pelillos a la mar.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s