300. El Origen de un Imperio

Hoy, cine de mierda. “300. El Origen de un Imperio” (2014), de Noam Murro.

300. El Origen de un Imperio (desde ahora “Cacafú”) es la película más homosexual de la historia. De eso sé un rato,  que me he visto dos o tres pelis de Xavier DolanShortbus un par de veces, todas las temporadas de Scrubs, el Batman de Christopher Nolan y la edición con extras del Love Parade de 2010. Pero Cacafú no es mala porque sea una peli muy homosexual, qué va, ni porque sea una “segunda parte de”, que también. Esta se lo gana a pulso. ¡Dentro video!

Be Ready To PARTYYYYYY!!!

Be Ready To PARTYYYYYY!!! aka I’m Gonna Take You To A Gay Bar

Tener un hijo tonto y quererlo no te impide sentir un poco de vergüenza de él en los espacios abiertos, y si hueles que la tostada que estás cocinando va a ir untada en mierda es mejor echarse un poco a un lado y que no te vinculen directamente con ella, así que Zack Snyder, como ha hecho Dr. Dre recientemente, ha dado un paso atrás y se ha limitado a producir la segunda parte de la criatura y dejar la dirección en manos de quien sospecho que es un anagrama de Morramuno. Por favor, que no nos hagan una foto juntos. Eso sí, el cheque hacedlo nominal y me lo mandáis a casa. 300 era una buena peli basada en un gran comic de un autor genial, pero su secuela es una sucesión de despropósitos en la que sólo se echa de menos a alguien llamando al ejército de Sitges. Ay, el ejército de Sitges…

Supongo que no es la gloria de mi madre, sino la gloria Gaynor

Supongo que no es por la gloria de mi madre, sino por la gloria Gaynor

A lo mejor tiene algo que ver el hecho de que me perdiera el primer minuto de la peli por culpa de unas señoras que recién acababan de descubrir que podían sacarse entradas “por la impresora” y tenían ganas de que la sociedad se sintiera orgullosa de su logro, y eso me impidió entenderla y aprehender su grandeza pero oye, es una de romanos que se dan de espadazos, así que lo dudo bastante. El guión está hipermascado y subrayado por una voz en off que sirve para no dejar muy despistado a un público que, por el simple hecho de haber elegido esta y no otra, tampoco demuestra una inteligencia por encima de muchos seres vivos que se alimentan a través de la clorofila o se lanzan a ver “8 Apellidos Vascos” porque te lo recomienda Piqueras. Los insertos con escenas de 300 y referencias constantes à la “Mientras tanto, en otra parte de Grecia…” no son suficiente para distraernos del hecho de que los personajes hacen las cosas porque sí.

¿Amnesia? Sigue todo recto hasta el Corporación Dermostética, gira a la derecha y lo encontrarás frente al No + Vello

¿Amnesia? Sigue todo recto hasta el Corporación Dermostética, gira a la derecha y lo encontrarás frente al No + Vello

Cacafú se lanza con abandono y sin pudor ni muestras de sonrojo a la copia estilística de su predecesora en versión rastro. La contextualización/descontextualización se realizaba en 300 mediante el abuso del chroma, los filtros digitales y el mandoblazo a ritmo de heavy metal pero, perdido el factor sorpresa, ya sólo nos queda una banda sonora a manos de Junkie XL y el recuerdo constante de que todo está hecho por ordenador. Todo el puto rato hay partículas de algo en pantalla: partículas de polvo, partículas de ceniza, partículas de ascuas, partículas de oro, partículas de midiclorianos, partículas de homosexualidad… en un intento de irónicos resultados por hacernos creer que lo que vemos es de verdad. O que el mundo antiguo estaba lleno de mierda porque todavía no se habían inventado el reciclaje ni las escobas.

Me lo habéis puesto todo perdido o They Will Know Us By The Trail Of Gay

Me lo habéis puesto todo perdido o They Will Know Us By The Trail Of Gay

Que si cogemos algo que funciona y lo pasamos de revoluciones lo vamos a romper es algo que sabe (casi) todo el mundo, menos los de siempre que no se enteran. Tampoco es menos cierto que, sin intención de coger el boli rojo y ponerme tonto con imprecisiones históricas o matemáticas del tipo “Todas sabemos que en tiempos de Pericles ni existía el Virgin Active ni todo el mundo tenía cuerpo de tornero fresador rumano” o “Ni estrategia ni estrategio, por mis santos cojones me creo yo que 50 barquitos veleros de cáscara de nuez se pueden follar tan alegremente a una flota de 10000 barcos de pelo en pecho”, terminan distrayendo el exceso de esa mermelada de fresa que parecían tener los griegos corriendo por sus cuerpos o las sobradas que se marcan del tipo “mirad mi arma secreta capaz de ganar una guerra. Jamás lo sospecharían y eso que somos griegos…”. Juntamos con el hecho de que el mar donde se desarrolla la mitad del metraje parece el campo de fútbol de Oliver y Benji y esta crítica se escribe sola.

Allá van con las grebas en los pies y ninguno los podrá detener...

Allá van con las grebas en los pies y ninguno los podrá detener…

Sin entrar en el terreno del spoiler feroz ventilo el último punto demostrando por qué Cacafú es más homosexual que Tony Curtis preparando un capuccino descafeinado mientras oye a Kirk Douglas cantando SU canción en la ducha. No es que se trate de una peli de hombretones que, a la mínima de cambio, dejan mujer y campos de trigo para juntarse con sus compañeros de batallón a pesar de saber que eso significará la muerte, ni que sean machorros con abdominales cincelados a martillo capaces de tener los cuerpos tan bien depilados como cuidadadas sus barbas y uñas, aunque eso sólo ya bastaría. No, son los pequeños detalles. Detalles como verte forzado a tirarte a la protagonista no porque te amenacen de muerte (que ya es) sino porque no hacerlo te haría quedar mal delante de los colegas. Detalles como que a mitad de una peli de hora y media en la que el desfile de onvrrres se puede comparar con pocos eventos a nivel mundial o histórico se levanten tantas mujeres para ir al baño, sabiendo sin duda que no hay nada que rascar con lo que hay en pantalla. Detalles como tener a palmo a Cersei Lannister en túnica, vulnerable, inconsolable y empitonada y mantener un eye contact perfecto; ni una miradita al culo, oyes. Detalles como ser más guapo que Gerard Butler, saber que te quedan dos cenas y no montarte una guerra antigua como Dios manda, con putas y blackjack. Detalles como saber que la vas a palmar y preferir decirle tus últimas palabras a tu compañero de la mili antes que a tu propio hijo, presente en la escena; aunque tus palabras sean para tu propio hijo, presente en la escena. Detalles como tener una protagonista de nombre complicado (me pasé toda la peli pensando que le sobraban vocales) en un continuo pase de modelos que, a pesar de estar rodeada de rudos marineros, se pega el metraje pasando la mano por la pared.

Artemisia o cuando el hecho de que un barco lleno de hombres no se te acerque poco tiene que ver con que no seas especialmente agraciada.

Artemisia o cuando el hecho de que un barco lleno de hombres no se te acerque poco tiene que ver con que no seas especialmente agraciada.

Todo junto, bien mezclado y a la vez nada en concreto, hacen de Cacafú una experiencia perfectamente olvidable a los dos segundos de salir de la sala. ¿Tan difícil era hacerlo bien? ¿O regular? Más es menos. Mucho menos.

—————————————————————————————————————————–

En otro orden de cosas, bien, vale, gracias, lo siento, hablamos.

Número de familiares en el extranjero: 1. Welcome to Spain.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s