Progresa Adecuadamente

Toda la noche viendo coches pasar, y ¿dónde irán? El sonido de las ruedas de una camilla llevándose a un ser querido tapando el pinchazo familiar, la pregunta inevitable: ¿es esta la última vez que te voy a ver viva? Nos miramos a los ojos pero tú ya no me ves, cegada por la fe de los conversos. ¿Es justo todo esto que nos está pasando? ¿Es necesario? ¿Acaso importa? Lávate la cara y recoge lo que puedas, te acaban de dar el alta.

Todos los besos son como el primero. Todos los besos son el último. Has perdido la cuenta de las veces que te han preguntado si todo esto está pasando de verdad. Inspira. Exhala. Oxídate. Expira. Plantéate tu vida como si todos tus momentos fueran ese en que miraste tu agenda, absorta ante el trámite de borrar el teléfono de alguien ya muerto. Deberías ser fiel y no dejarlo ir. Deberías vivir y seguir adelante. Deberías saldar tus deudas y reconocer que una vez más la vida te ha ganado. Deberías hacer algo que te hiciera feliz por una puta vez en tu vida.

Puedes contar conmigo siempre que quieras pero sólo hasta 28, que estás curada de espantos pero sólo sabes latín en tres idiomas diferentes. Mi bicicleta es tan pequeña que, aunque lograras robarla, no escaparías muy lejos con ella. Te he de pedir un favor. Sólo uno. Uno pequeño. Atiende: no dejes de intentarlo, las llaves están sobre el piano. Llévatela. Por favor. La tensión es terrible y se nos está empezando a hacer tarde.

Vestido negro, carmín nuevo y zapatos de tacón, esta noche eres toda intención. Esta noche te has puesto guapa. Mucho. Él te mira con unos ojos hechos todos de adoración. Para él eres lo más bello en este mundo, no existe nada más, para mí puede que no seas suficiente. Llevas toda la noche viéndome, pero no soy yo, o tal vez sea yo quien lleve toda la noche mirándote, pero no seas tú. Qué más da, es esa hora del día en que en la calle sólo quedan parejas discutiendo y el monstruo que habita mi cabeza y que sólo yo puedo ver me habla incesantemente de cosas muertas.

Veamos la serie basada en los hechos reales que son nuestra vida hasta que la sintonía de cabecera te parezca la mejor canción de la historia. Un agujero más en mi cinturón, un clavo más en mi ataud, estira el brazo y búscate una excusa en el cajón donde los toreros guardan las orejas, que si aquí te pillo no me acuerdo. Todo va bien. Todo va bien. Todo va bien. Todovabien. Todovabientodovabientodovabien todovabien. Todova bien. To dova bien. Todovabientodovabietodovabientodovabientodovabien. Todovabien. Todo va bien. Pero no te olvides después de echarme la culpa a mí.

Número de familiares en el extranjero: 1. Full pension.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s