Carretera y Mantra

Viajar. Donde sea, pero a tu lado. Ocupar el asiento del copiloto y dejar que sean otros quienes decidan el destino. Huir del sueño que suele arrebatarte y perderte en la conversación, absorta al paisaje de ahí fuera. Conducirnos a sitios nunca antes transitados, desoyendo el consejo experto de quien bien nos quiso. No decírselo a nadie y jugar a que no estamos aquí. Llegar tarde a todas las comidas sin que importe, saltarnos el desayuno si no es en la cama, perdonar todas las cenas y trasnochar siempre. Mezclar el rojo, y el amarillo, y el verde; con el ojo bien redondo, todo pupila, todo interés. Perder la cuenta de las promesas y lo que nos debemos el uno al otro. Que el shuffle escupa tres canciones seguidas de Depeche Mode, y que las tres sean A Question of Time, y que ninguno de los dos nos demos cuenta.

Repetirte una y otra vez, en un susurro, “esto era necesario, esto está bien, me merezco esto”, hasta que se confunda con el ronroneo de un motor eventualmente interrumpido por un insolente cambio de marcha, repetirte hasta que dejes de oirte en voz alta, repetirte hasta que sea verdad. Esto no es una huída, es un regreso al hogar en el que nunca estuvimos. Esto no es una deuda pendiente, es un puzzle casi terminado. Esto no es el recuerdo de un fantasma, es un jardín de caminos que no se bifurcan. Borrón. Cuenta nueva. Bienvenida al lado divertido de la vida. Bienvenido a ti.

Número de familiares en el extranjero: 3. Plantas regadas y CVs.

Un comentario en “Carretera y Mantra

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s