Hechos Reales (Sonia)

Un cuarto sin ascensor. Un cuarto sin decorar. Una mosca petrificada descansando en el interior del plafón de la entrada. Un desconchón en el estucado descolorido del pasillo. Un roce en el zócalo de la entrada al comedor. Un olor persistente a tabaco. Una cortina raída con los bajos raídos colgando de una barra raída. Una silla plegable que no casa con otras tres sillas que tampoco casan entre sí. Un hule que asistió al 23-F, a juego con un mantel que hace dos décadas no ve la luz del día. Una servilleta de papel estrujada. Un mando de televisión sin pilas acumulando polvo en un revistero. Un montón de periódicos viejos en una bolsa de plástico con un asa rota. Un metro cuadrado de baño. Una ausencia absoluta de toalleros. Una borra. Un radiador que gotea. Una puta cortina de Ikea, la misma que en todas las putas casas. Una pila de cacharros por fregar en la pila. Un cajón con medicamentos. Una puerta de nevera llena de recuerdos de otros sitios. Una nevera radiantemente blanca por dentro. Un taburete de rafia donde debería haber una mesilla. Una gata dormitando sobre una cama a medio hacer. Unas maletas que hacen de mesa. Una puerta de armario que no cierra. Una cómoda frente a él de otro color. Una repisa sobre ella de un tercer color. Una foto de un niño.

Un piso barato donde dormir, vacío, sin cariño ni atención, ya ni siquiera lo intenta.

Eso es Sonia.

Número de familiares en el extranjero: 1. Sad to see you go.

Anuncios

2 comentarios en “Hechos Reales (Sonia)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s