Hecho Reales (Raquel)

Raquel atrae a dos tipos de persona: los que se la quieren follar sólo por sus tetas y los que se la quieren follar sin que parezca que sólo es por sus tetas. Todos ellos son tan satelitales que, una vez superadas las quemaduras de la reentrada, sólo aciertan a decir “No se alarme”. La gente es magnífica. Cerrar ironía.

Raquel no ha salido aún de su casa y ya está cansada. Da igual los planes que haga, al final la moneda caerá del otro lado. No hay comunicación. Besa muy poco. La mitad más jugosa de Raquel devora corazones con sabor a melocotón mientras piensa que hoy tampoco ha pasado nada. Una vida cerrada por derribo. Vuelvan a sus hogares. No hay nada que ver aquí.

Raquel vive tan fuera de sí que no sirve de nada humedecer tu dedo en ella, sólo va a correrse si estimulas su clítoris con la polla. Follar con Raquel es como masturbarse ante un espejo, como follar con uno mismo: cuando aprietas, ella aprieta; cuando acaricias, ella acaricia; cuando tiras, ella tira; cuando suspiras, ella suspira; cuando te corres, ella se estremece; cuando muerde, gimo.

Raquel es decepcionante, una larga serie de no menos largos pasillos jalonados con escaleras mecánicas muy eficientes. Menos la última. La última nunca funciona en esta máquina de fabricar primeras veces. Un vacío de aeropuerto no conocido antes por el hombre, visitado por cualquiera capaz de sostener una mirada cinco minutos.

Raquel son quince minutos resumidos en toda una vida. No le duele que le griten como no le cuesta meter pecho y sacar tripa cuando se trata de aclarar qué demonios es ella. Será quien quieras que sea si con eso consigue ser el centro de tu pista, el maestro en su ridículo traje y quien maneja el foco. Raquel es una mujer barbuda con actitud de payaso triste.

Raquel es un Doppelgänger excesivo, un histrión, una piel demasiado incómoda de soportar durante demasiado tiempo. Más atención merece no fijarse en lo que sucede cuando uno se da cuenta de que esto ya lo ha visto antes. No le importa ser el postre, el plan C, hasta el tercer puesto todos tienen su medalla.

Pobre animalito herido. Pobre, pobre Raquel.

 

Número de familiares en el extranjero: 1. The Wedding Planner.

Anuncios