Entre Bien y Muy Bien

Hay veces en que abres una mandarina y ya te toca compartirla el resto de tu vida pero claro, eso está entre bien y muy bien. Toda una vida construyendo regalos para los demás y una capacidad de sorpresa hipertrofiada han conseguido que no tenga ningún plan, que no sepa hacerlo mejor, a ver si ahora va a resultar que a base de repetir pautas ésta es la única manera de hacer bien las cosas.

Quiere inventarlo todo por primera vez y no tiene ninguna prisa. Sin embargo, una extraña urgencia imprima en alegría y sudor todo lo que hace, la picardía que esconde  su flequillo perla de magia cuanto éste le permite vislumbrar: una botella vacía, una bola de hilos, un centímetro cuadrado de fieltro rojo, una cesta huérfana de verduras, un cartón abandonado. Dará igual las veces que se bañe en contradicciones, hay guerreros que no descansan nunca.

Un cuerpo en constante crecimiento se sube a su cama, se aloja entre sus piernas y ya no sale de ahí en toda la noche; el cambio de pesos en ese colchón de muelles es incapaz de despertarla del todo por mucho que la pisen, si esto no es amor nada podrá serlo. Sin freno en la sala de máquinas ni balas que sobrevuelen su cabeza, de vez en cuando necesita repetirse que casa sabe a muro, a lista, al olor que desprende la ropa planchada, al hueco de mi costado. No necesitas nada de eso para ser feliz pero cuelga alguna caja entre sábanas y cascos de bombero, capitana, lo estás haciendo entre bien y muy bien.

Número de familiares en el extranjero: 2. Schöne Geburtstag.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s