Verano Festivalero IV

IMG_20160718_091227

Sobreviviendo a Villacerda un año más

Festival: FIB (Benicàssim, Castelló).

Fechas: 14, 15, 16 y 17 de julio.

Precio del abono: 147,50€. Diferentes opciones en entradas de día o varios días, con precios variables dependiendo del line-up (75€ el día de Muse, 45€ el día inicial y 65€ el resto de días).

Puedes ver a: Massive Attack, Kendrick Lamar, DJ Shadow, Major Lazer, The Chemical Brothers, Echo & the Bunnymen, Muse, The Kills, Bloc Party, Ruth Baker Band, John Grvy, Fuckaine, El Guincho, Teleman, Soulwax, Georgia, Extraperlo, DJ Amable, La Habitación Roja, Band Of Skulls, Le Parody, The Vaccines, Biffy Clyro, Jamie XX, Hidrogenesse, John Talabot, Zahara, The Coral, Disclosure, Catfish & the Bottlemen, Mac DeMarco, Young Fathers, The Maccabees, BeGun.

O montártelo fatal y perderte a: Neuman, Skepta, The 1975s, Mr Oizo, Chucho, Dorian, Delorean, Marc Piñol, Hannah Wants, Annie B. Sweet, Perlita, Rejjie Snow, The Zephyr Bones, Gaspard Royant, Rat Boy, Cosmen Adelaida, Reykjavikurdaetur, Ex Novios, The Soft Moon, Hinds (dos putas veces), Le Galaxie, Aries, Kero Kero Bonito, Juventud Juché, Dan Deacon, The Magician, Iseo, Cápsula, La Femme, Ramírez Exposure, Baywaves, Walking On Cars, Three Trapped Tigers, Lois, Fasenuova, The Shivas, AllttA, Soledad Vélez, Ryan Hemsworth, Breakbot, Maadraassoo, Louisahhh, Pacosan, Tijuana Panthers, Solo Astra, Alberto Montero, Doble Pletina, Kid Simius, Fidlar, Jess Glynne, Little Simz, Chicano Bulls, Hooton Tennis Club, Dj Gato, Snakehips, Cascales, Buenavista, Daniel Avery, Aldo Linares y el 97% de los DJs del hemisferio norte.

Llegar: la zona de acampada está a dos minutos caminando del recinto de conciertos. Desde el pueblo, la caminata es como de unos 15 minutos, pero hay un servicio de buses bastante eficaz. El abono de bus son 15 euros y el billete individual 1,5€, así que es valorable.

IMG_20160716_215622

Echo & the Bunnymen, un brillo nacido en la oscuridad

Moneda oficial: el ticket, 3 euros la unidad. Es posible pagarlos con tarjeta en todas las barras, pero sólo a partir de 12 euros. Es realmente entrañable (y preocupante) ver cómo TODOS los camareros de TODAS las barras consultan TODAS las operaciones de compra de tickets en una lista, hasta cuando compras dos tickets. El día que dieron la tabla del tres faltaron TODOS a clase. Entrañable. Y preocupante.

Beber: divertido ver cómo todavía sirven en vasos de Heineken, antiguo patrocinador.

  • Agua: 3€
  • Refrescos: 3€
  • Red Bull: 3€
  • Cerveza de 33cl: 3€ (Estrella)
  • Cerveza de litro: 9€
  • Kalimotxo: no nos queda
  • Chupito de Jägermeister: no hay. La ONU debería hacer algo al respecto.
  • Cubata: 9€ del tipo que sea, lleve Red Bull o verduras.
  • Vino: 6€ la botella de 37cl. No lo llegamos a probar, pero era Rioja y con el Rioja ya se sabe.
  • Cortado: 1,5€

Comer: comida de festival pagable con euros españoles, la fila standard de media hora está incluida en el precio. El stand de comida australiana prometía cocodrilo con sabor a pollo, kanguro con sabor a pollo y avestruz con sabor a pollo, y los benzopirenos se podían oler desde el control de entrada.

Dormir: conseguir hotel en Benicàssim es más difícil que en Pamplona para Sanfermines. Las entradas a partir de dos días incluyen acceso al camping. Está muy bien, porque el sol de las 7 de la mañana va a hacer que te cunda mucho el día, y si no has visitado Auschwitz puedes ahorrarte el billete de avión, un vistazo a las duchas es razonablemente parecido. Hay un camping VIP por 86,40€ frente a un Burger King y Lidl. Las instalaciones de este son bastante mejores, con duchas individuales, cesped y sombra para todas las tiendas. Lejos de la zona de conciertos, cerca de la playa. Recomendable.

Público: el inglés que te mea en la tienda, el australiano que te mea durante un concierto, el irlandés que mea en su vaso vacío y lo arroja al público, la que busca ketamina a las 9 de la mañana, Martin (un noruego 2×2 que te enseña un video de un pájaro que había en el balcón de su hotel y 32 fotos de su novia de cuerpo presente en la puerta del Oceanogràfic pero te salva de que tres chavs te partan la cara por no dejarles saltarse la fila del bus), George (inglés profesor de inglés que comparte coche contigo, es vecino de tienda y termina apodándote Dolphin Man, un tío realmente majo), las de la barra de Villacamp que te recuerdan todavía del año pasado (aunque una te recuerda con un hijo), una pareja de australianos que lo mismo se tiran un pedo que eructan que no pisan el recinto de conciertos en los siete días que pasan en Benicàssim y, en definitiva, mujeres (inglesas) y hombres (ingleses) y viceversa (inglés).

IMG_20160716_021014

Peor que ir a una boda y que otra chica lleve el mismo vestido que tú es ir a un festival y que otro lleve la misma camisa del H&M que tú

Es tu festival si: te hace ilusión que a la gente le haga ilusión que les hables en castellano, piensas que dormir y/o descansar está sobrevalorado, te motiva practicar el inglés pero no quieres pagar por ello, tienes una curiosidad innata por saber cuántos tatuajes feos puede tener una persona, tu tolerancia al metano ajeno es alta, te hace gracia que absolutamente todos los artistas digan que mire usted que eso del Brexit ha estado muy feo, te gusta que te meen así, en general.

No es tu festival si: te agobia que la gente te agobie, la higiene es un pilar en tu vida, eres dermatólogo, el calor te da calor, te sale de dentro el profesor cuando alguien tira algo al suelo, te abomina que la gente haga fila a las 4 de la mañana del último día de festival para hacerse un tatuaje,  hace mal en ti la falta de educación/higiene/respeto ajena, te jode pagar por ABSOLUTAMENTE TODO (camping decente 86€, transporte a la zona de conciertos 15€, cargar el móvil depende de cómo le dé a la del stand pero sobre unos 4€, quedarte la batería externa que no funciona 10€, consigna sobre los 10€, EL PUTO PROGRAMA PARA SABER QUIÉN TOCA CUÁNDO CINCO PUTOS EUROS), te piensas que Inglaterra es Downtown Abbey, Oscar Wilde y David Beckham (SPOILER ALERT: no lo es. Ni de lejos).

IMG_20160717_002722

Lecciones de rockstardom: Alison Fucking Mosshart 1 – Matt Bellamy 0

Veces que me he perdido a las Hinds de los cojones en un solo FIB: un 2. Y lo bien que duermo por las noches, tú.

Fotos que me he hecho con Kiko Veneno en lo que va de verano: 0.

Número de familiares en el extranjero: 1. PokèGo.

Epifanía

Hoy, palabra bonita.

EPIFANÍA

El diccionario de la RAE la define como:

1. Manifestación, aparición.

2. Festividad que celebra la Iglesia anualmente el día 6 de enero.

Sinónimos: adoración

Antónimos: no tiene

Origen etimológico de la palabra: del latín “epiphanīa·, y este del griego “ἐπιφάνεια”, manifestación.

Resultados de buscar “epifanía” + “vihuela” en Google: 1620

Tres ejemplos de buen uso de la palabra (cortesía involuntaria de El País, entre otros):

1.- El desarrollismo democrático creía en los efectos benéficos del crecimiento económico, que se traducirían en algún momento en una especie de epifanía liberalizadora, hasta el momento inexistente

2.- A mí me dan casi siempre la impresión de estar viviendo una secreta epifanía, uno de esos momentos en los que alguien, tal vez sin tener plena conciencia, reposa en equilibrio en el centro de su propia vida, haciendo algo cotidiano en lo que se contiene alguna forma de plenitud

3.- Ian McCulloch, líder de Echo and The Bunnymen, es un tipo al que en 30 años rara vez se le ha oído decir nada bueno de otra banda que no sea la suya. Pero el domingo por la tarde comentaba que descubrir a Arcade Fire había sido una epifanía. “Lo de esta noche va a ser realmente especial”, añadía

Tres ejemplos de mal uso de la palabra (sin acreditar):

1.- Siempre he sido un gran fan de Epifanía de Mónaco, la de los guardaespaldas y el domador de elefantes

2.- Mis grandes referencias culturales son Coco, Triki, Epi, Fania All Stars y Torrebruno. De siempre

3.- A buen entendedor, pocas epifanías bastan

En otros idiomas, Epiphani, apparition, epifanía, Aufkommen.

———————————————————————–

En otro orden de cosas, para rematar la faena, nada como un buen clásico. Lo suyo sería haber incluído alguna canción con la palabra “Run” (“Run” de Gnarls Barkley, “Keep on Running”, de Spencer Davies Group, “Run” de Snow Patrol, “Born to Run” de Springsteen, “Keep the Car Running” de los Arcade Fire, “Run, Run, Run” de Velvet Underground, “Knock a Door Run” de Arctic Monkeys, “Time Is Running Out” de Muse, “No Distance Left to Run” de Blur, “Walk, Don’t Run” de Herman Düne, “Running Out of Angels” de Elvis Costello, “Running Battle” de Kasabian, “Run! Christian! Run!” de Super Furry Animals…) pero a quién le importa lo suyo.

Como gran clásico mi primera opción sería “Tombstone Blues”, pero no hay ni un video que merezca la pena en todo Youtube, así que nos iremos con “A Day in the Life”, cinco minutos de pura gloria. Cuando se habla de esta canción siempre se hace referencia al duelo creativo de Lennon y McCartney, cómo no se pusieron de acuerdo y mezclaron dos canciones y otras chorradas, obviando el hecho de que ahí estaba Ringo. Un ringo Starr que lo empasta todo, con un tempo constante que cambia del pop al free jazz sin transición, invisible, imprescindible, imperturbable, instantáneamente inmortal, icónico desde su altura y parapeto, camuflado a lo largo de los treintasiete compases que dura el descenso al maelstrom. Un masaje para los oídos con final feliz

Número de familiares en el extranjero: 1. A Day in the Lab.

Buried (Enterrado)

Hoy, película interesante, “Buried”, por Rodrigo Cortés (2010).

Menos es más, decía una película de Elsa Lafuente Medianu (aka Elsa Pataky) cuando aún tenía la cara de torta. El dicho se convierte en una oda a la creatividad en manos de Rodrigo Cortés, alma mater de la también interesante “Concursante“.

Es difícil hablar de la película sin destriparla como hice con TLOTLDR hace un par de días, pero baste decir que una premisa interesante puede superar el macguffin para convertirse en algo memorable si le sumamos a un guión correcto y sin concesiones una interpretación apropiada y un talento brutal (lo repetiré, b-r-u-t-a-l) desde el punto de vista técnico para sacarle ese partidazo a una película con tantos condicionantes. La cantidad de recursos desplegada por Cortés hace que la hora y media que dura la cinta se pase relativamente deprisa, sin que sobre nada y sin que el espectador levante la ceja en ningún momento.

En la gran mayoría de las críticas de esta película se encuentran referencias bastante obvias a Hitchcock, algo que podría ser un flaco favor pero que no desmerece del talento de este hombre. Sombreros fuera. Y todo sin enseñar los abdominales de mister Reynolds, así que los enseñaré yo. Preparen los pañuelos, señoras.


——————————————————-

En otro orden de cosas, el sol se bate en retirada y las sombras se alargan. Cuando las piernas pesan, nada como una Powersong, y si bien desde hace un tiempo tenía esto

ahora nos mueve esto otro.

A correr.

Número de familiares en el extranjero: 1.

Un Tranvía Llamado Deseo

Semana Temática: “Aquí Dentro Están Todos Locos” (y 5)

Hoy, “Un Tranvía Llamado Deseo”, por Elia Kazan (1951).

Que la felicidad y la perfección están en los pequeños detalles es algo que jamás me cansaré de decir. Que he visto tal o cual película aun sin haberla visto, también.

Yo creía que sabía de qué iba esta peli, tan acostumbrado como estoy a leer sobre los grandes clásicos, en lugar de verlos y ya está. Así, cuando decidimos darle una oportunidad en lugar de a “Inocentes Desde El Principio” o “Tormento Adolescente Con Twist”, creía que afrontaría el clásico tratado sobre el deseo, lo prohibido, lo imposible y la fuerza del ser humano contra el destino. Craso error.

“Un Tranvía Llamado Deseo” no es la entrada por la puerta grande en el mundo del cine de Marlon Brando como icono chulazo, ni una lección de interpretación de las que sientan cátedra por parte del padre de Superman, no. El guión escarba poco a poco en la aparente lucidez de una profesora de escuela recien llegada a la ciudad para terminar destapando las miserias de una pobre mujer a quien la circunstancias han superado, llevándose cualquier atisbo de cordura en el proceso.

Una Vivian Leigh que merecería que se inventaran los Oscar si no le hubieran dado ya otro se echa a la espalda toda la película y retrata ella solita ese descenso a los infiernos que es el amor perdido y la incomprensión por parte de tu entorno, por encima de la fábula de la culebrilla en la gran ciudad. Sin necesidad de sobreactuaciones, mimetizaciones o calcos de estudiadas patologías o excesos actorales; simplemente, interpretando. Lo que pasará, empero, al imaginario colectivo son los torneados y grasientos biceps de Marlon Brando, su vozarrón llamando a Estela y a los Mocedades cantando “Le Llamaban Loca” con letra de José Luis Perales.

Qué hijo de puta, el imaginario colectivo.

—————————————————

En otro orden de cosas, dentro de mi crónica de la España de verdad, la que se escribe con doble “p”, pasado Luco de Bordón he estado a punto de llevarme por delante a dos Bambis que venían de estrenan la cornamenta, apenas unos huesecillos que asomaban por sus cabezas. A otra especie de animal pertenece el imbécil a quien ayer estuve a punto de pasar por encima cuando, paraguas en ristre, decidió incorporarse a la carretera, en bicicleta y sin mirar, mientras caía una tormenta de proporciones bíblicas.

He estado toda la mañana tarareando “We Wish You A Merry Christmas”. Extraña elección. Al llegar a casa de mis padres y cuando estábamos a punto de irnos he sorprendido a mi padre tarareándola también. No es necesaria una prueba genética para saber que no soy hijo del butanero.

En la foto, ese cartel estuvo colgado en mi habitación durante mucho tiempo. Ya de pequeño encontraba pertubador el hecho de que el gesto del mono se repitiera en el poster de su cuarto de baño, bien porque sabía que donde se caga no se come, bien porque sospechaba que había algo en el gesto de la mujer que era raro, aunque no terminara de entenderlo. Aunque a día de hoy ya pueda comprender los matices e implicaciones de ese gesto, no comprendo muy bien quién lo ha elegido para decorar los pasillos de un colegio de primaria.

Número de familiares en el extranjero: 1. The Resistance is here.

Yo Siempre Tengo Un Plan

Esta mañana salía yo a pasear a los perros cuando he presenciado una escena curiosa.

El encargado de mantenimiento se había calzado su Fedora, lo cual sólo podía significar problemas. Si su característico tocado no hubiera sido pista suficiente, el corro de vecinas que siempre me indica que nadie me va a hacer ni caso porque ellas no se dan por aludidas habría debido bastar para presagiar que algo raro sucedía. Estas se arremolinaban en torno al pobre hombre, tratando de averiguar la solución al misterio. Yo, acostumbrado a hacer tres cosas imposibles antes de desayunar, me acerqué para ver si podía echar la mano que la correa de mis chuchos me deja libre. En la piscina de mi piso de protección oficial, sobre el cesped, alguien había dibujado con tiza una silueta, como si un cadáver hubiera decidido darse un baño nocturno, o practicar el nuevo deporte de moda, bondage subacuático (Olímpico en Londres 2012). Del cuerpo que tan bien rellenaba dicha silueta, por supuesto, ni rastro.

Yo seguiré buscando, que seguro que lo encuentro.

llitsdnatS rop, loS 3 ,2 ,1 – aíd led .S.B

Número de familiares en el extranjero: 1. Uno, por Muse

…algo tiene en la garganta (2) – Matt Bellamy

SEMANA TEMÁTICA: “…algo tiene en la garganta” (2)

Hoy, Matthew Bellamy.

Algo de background: hace mucho que no paso por la FNAC, mi hasta hace poco segundo hogar. Cuando vivía en el centro en lugar de en un descampado solía pasar los ratos escuchando las novedades y dando por saco a los de la sección de pequeña electrónica y sonido. Un día vi que tenían un disco de un grupo que no conocía con una portada bien fea. Lo escuché. Eché dos copias a la cesta, una para mi y otra para Pili.

Un disco: “Origin Of Simmetry”, el disco que me enganchó a esta buena gente y que me ha hecho las cosas un poco más fáciles a la hora de decidir qué discos te llevas tú y cuáles me quedo yo. Mi ducha se lo conoce de arriba a abajo (y sí, “Black Holes And Revelations” no es tan malo como creí en su momento, a pesar de que “Invincible” me sigue recordando a “Everybody’s Changing” de Keane)

Grado de gallerío: a tutiplén. Muse son barrocos y eso se nota en la cantidad de efectitos, waka-wakas y el histrionismo de Matt. No molesta, no obstante, no son del todo gratuitos y les da ese toque de intensidad y épica marca de la casa.

Dove vai, mio gallo: a donde ellos quieran hasta que se empiecen a aburrir. El virtuoso y poliinstrumentista Bellamy y sus compinches (WOLSTEN HOME!!!) pueden gustarte o no, pero sin duda tienen el mejor directo que se pueda ver hoy en día en este puto planeta. Técnicamente (sólo técnicamente) los he visto dos veces, y no creo que me cansara de hacerlo nunca. Grandes…

———————————————————————–

En otro orden de cosas, es de dominio público que me presento a las opos para profesor de secundaria, especialidad inglés. Lo que no es tan público es que las he pasado bastante putas para inscribirme. Una imprudencia por mi parte (no apuntarme mi clave personal en un papel) y un fallo garrafal del sistema (no te envían la clave personal a tu mail) hicieron que casi no pudiera hacerlo. Pero me dieron una anécdota cojonuda.

Después de ir de punta a punta de la ciudad toda una mañana consiguiendo papeles el último día del plazo de inscripción, llego a eso de las cuatro de la tarde a la DGA con la vana esperanza de que me recojan la solicitud, pero por dos segundos llego después que un señor.

El señor en cuestión, varón de unos 60 y pico años y con evidentes síntomas de ebriedad, le dice a la solícita funcionaria que quiere una ventanilla única. La solícita funcionaria le dice que está en una. El señor mira en derredor, contrariado al no ver ventana alguna sino una mesa, pero insiste en que quiere una ventanilla única. La solícita funcionaria le dice que está en una. El señor le dice que yo le estoy poniendo nervioso, se gira y me señala con el dedo. La funcionaria pasa de modo “solícito” a modo “confuso”. El señor le dice que le estoy siguiendo y que le atosigo y que le estoy poniendo nervioso. Yo, a mis buenos tres metros de distancia, intercambio miradas confusas con la funcionaria. La confusa funcionaria le dice que yo he entrado después porque es un sitio público y que estoy a la suficiente distancia para que no deba estar nervioso. El señor pregunta que si eso es información. La confusa funcionaria responde afirmativemente. El señor procede a sacarse del bolsillo una piedra vulgar y corriente y le dice a la confusa funcionaria que quiere que le informen de por qué esa piedra no arde. La funcionaria pasa de modo “confuso” a modo “flipo pepinillos”. El señor le dice que ha intentado hacer arder esa piedra y que no hay manera y que quiere que le informen de por qué, que tiene unos campos y que viene de Francia y que si no le contestan es porque le quieren marear. La funcionaria pasa de modo olímpico del señor y vuelve al modo “solícito”, informándole puntualmente de cómo y cuándo contactar con el departamento de geología de la DGA. El señor queda medio satisfecho y se va.

Me acerco al mostrador y, en un momento de solidaridad y aprecio por la solícita funcionaria le digo “hay que ver lo duro que es trabajar de cara al público a veces, ¿verdad?”, mientras le tiro con el casco un florero que adorna el mostrador…

África, dos segundos pueden marcar la diferencia.

Número de familiares en el extranjero: 1. Tendrás un paquete de S. Chen de aquí a doce días laborales. Me lo dice el tres de bastos.